“El mundo es para los soñadores”

Sergio Cruzado, jugador del PAN Moguer.

Sergio Cruzado, jugador del PAN Moguer.

El Club Balonmano Pedro Alonso Niño de Moguer tiene en sus filas a un auténtico cañonero capaz de elevarse unos segundos muy por encima de la defensa rival que se abalanza a la desesperada sobre él para tratar de pararlo, mientras carga la munición y visualiza dónde hará gol una vez despliegue violentamente su brazo izquierdo. Así ha ocurrido repetidamente durante cada partido y en los últimos años, en los que Sergio Cruzado a sus 30 años ha llegado a ser el capitán de un equipo que viste de amarillo y del color del esfuerzo y el sacrificio, señas de identidad con las que ha llegado hasta aquí y con las que piensa en ascender a la División de Honor Plata la próxima semana en Pontevedra. Fiel a su prudencia personal, a la experiencia que le ha permitido estar arriba y abajo, este superviviente del ascenso a Plata en Torrelavega y de las fallidas pero honorables fases posteriores, sabe de lo que habla cuando habla de competir a un gran nivel, de darlo todo hasta el final y de soñar para conseguir lo que pocos saben cuánto cuesta.

Pregunta.-¿Con qué palabra definiría la fase de ascenso? ¿Ilusión, responsabilidad, presión, desafío?

Respuesta.- Para mí es un desafío, para mi club una ilusión. Es un desafío porque a pesar de todas las fases que he disputado ya, es la primera vez que afronto una fase de ascenso como capitán del equipo de mi pueblo y eso siempre es un gran reto.

P.- ¿Por qué este equipo ha crecido tanto y ha mejorado de una manera tan pronunciada su rendimiento a partir de un punto de partida menos ambicioso?

R.- Ha crecido sobre todo porque ha trabajado mucho, gracias a Fernando Castelló que encabeza este equipo humano que a pesar de las dificultades del año siempre ha estado unido.

P.-¿Cuáles son las claves del éxito de este equipo y sus argumentos para ser competitivos en la fase?

R.- Las claves del éxito de este equipo es esa, ser un equipo por encima de todo. Ahora decir que hemos logrado el pleno en la segunda vuelta suena algo tranquilo, o que ha sido fácil, y no ha sido nada por el estilo. En Lanzarote perdíamos de cuatro a falta de cinco minutos, teníamos sólo a dos jugadores en el banquillo que pudieran jugar y estábamos muertos. Al final ganamos. Eso es lo que define al equipo. Luchamos juntos hasta el final y ese es nuestro argumento en la fase. Habrá equipos mejores, pero nosotros no dejaremos de luchar.

P.- La plantilla tiene mucha juventud, ¿puede ser eso un hándicap en la fase de ascenso o un elemento positivo?

R.- Yo creo que cualquier hándicap puede suponer una oportunidad si sabemos orientarlo. Este equipo ha llegado hasta aquí gracias a esa juventud, a ese ímpetu, a esas ganas, entonces como despreciarla ahora… la juventud será una de nuestras bazas desde luego.

P.- ¿Qué papel deben jugar los jugadores más expertos en una competición como ésta?

R.- Pues debemos jugar el mismo papel que hemos jugado

durante toda la temporada. En mi caso, formar parte de este grupo y ayudarlo a dar lo mejor de nosotros mismos en cada partido.

P.- ¿Qué tiene que tener un equipo que quiera ascender a la División de Honor Plata?

R.- Pues debe tener un poco de todo, ser un gran equipo, tanto dentro como fuera de la pista, debe tener mucho hambre y ganas por conseguirlo, y con todo esto buscar la pizca de suerte que se necesita.

P.- ¿Qué opinión tiene de los rivales a los que se enfrentará el PAN Moguer?

R.- Serán rivales durísimos, mi experiencia me dice que para este tipo de fases en las que van los mejores equipos de cada grupo el nivel es altísimo. Yo como jugador intento no hacerme una idea preconcebida de los equipos a los que nos vamos a enfrentar, pero sí hay que ser conscientes de que van a ser rivales muy duros.

P.- Sabe lo que es ascender en Torrelavega, caer pronto en Gijón y quedarse a un paso en Rentería. ¿Qué ha aprendido de cada uno de esos momentos?

R.- Hace poco comentaba a un amigo que la verdad es que en esto de las fases de ascenso he tenido la suerte y la desgracia de vivir un poco de todo. De todo he aprendido, pero la verdad es que cada fase es un reto nuevo, y no sabes cómo va a ir porque todos los pequeños detalles cuentan. Esta será mi sexta fase (dos en Torrelavega, Gijón, Zarautz y Rentería) y de todas tengo cosas malas y buenas, pero todas han sido una experiencia única en sí.

P.- ¿Qué análisis hace de su temporada a nivel personal y cómo llega de forma a la fase?

R.- No me gustan los análisis personales cuando se trata de un deporte de equipo. Esta temporada he intentado hacer todo lo posible para ayudar en mi equipo en todo lo que he podido, aunque cierto es que los años se notan, pero puedo decir que las lesiones me han respetado y que creo que llego en un buen momento de forma, aunque estas últimas semanas de preparación han sido muy duras.

P.- ¿Qué le dice que este año puede ser el del

ascenso?

R.- ¿Quién pensaba que este año jugaríamos la fase? Nuestro equipo, directiva, cuerpo técnico, médico, fisioterapeuta y sobre todo la afición nos hemos propuesto soñar, porque el mundo es de los soñadores, y en mi sueño sólo digo que ascendemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *