Asaja pide la Junta que cambie el sistema de medición de pastos

La organización agraria Asaja-Huelva advierte del perjuicio que el coeficiente de admisibilidad de pastos (CAP) utilizado por la Junta de Andalucía para determinar las ayudas de la PAC es excesivamente restrictivo y no se ajusta a la realidad de las explotaciones de la provincia de Huelva ni al tipo de ganado que se cría en ellas. La Junta decidió usar como referencia para el cálculo de las ayudas el año 2013, algo que Asaja no comprende, siendo como es mucho más restrictivo que el año 2014, por otro lado, referencia más natural.

Así, los criterios utilizados este año suponen un daño irreparable a las explotaciones ganaderas de la provincia d Huelva que, si no hay cambios, podrían perder entre el 40 y el 50% de superficie en función del baremo utilizado, y por consiguiente las ayudas que corresponderían a dicha superficie.

Con el nuevo coeficiente, que se elabora en base a la información contenida en el sistema de identificación geográfica de parcelas agrícolas de Andalucía (Sigpac), muchos ganaderos se quedarán sin ayudas, máxime en nuestra provincia, donde lo que prevalece es la dehesa y el matorral mediterráneo con las consiguientes peculiaridades que influyen a efectos de superficie, puesto que en estos casos los animales pastan bajo los árboles, algo que tampoco ha sabido transmitir en Europa los responsables de la administración andaluza, dejando indefenso ante los requerimientos de la UE el modelo de monte mediterráneo.

La organización agraria no entiende cómo es posible que la Junta de Andalucía mantenga una actitud que perjudica claramente a sus administrados cuando otras comunidades autónomas como Extremadura, en idénticas circunstancias, han encontrado el modo de minimizar las pérdidas provocados por las nuevas exigencias europeas, que reduce de forma drástica el terreno considerado como pastable y que pone en peligro la continuidad de la ganadería extensiva, paradigma ganadero del respeto medioambiental.

Cabe reseñar que el pasado 12 de mayo la organización agraria a nivel regional remitió a la presidenta de la Junta de Andalucía una carta solicitando su intermediación ante la Consejería de Agricultura, entidad a la que compete la medición de los terrenos pastables y que ha establecido los criterios, para que se alcance a la mayor brevedad una solución a este tema, sin que por el momento se haya obtenido respuesta alguna.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *