Colocadas las esculturas de Juan Ramón y Platero en la Plaza del Cabildo

colocación de PlateroLas obras de reurbanización y embellecimiento que el Ayuntamiento de Moguer está realizando en la céntrica Plaza del Cabildo están llegando a su fin. Esta mañana se ha realizado la colocación de las estatuas de Juan Ramón Jiménez y de su universal personaje Platero en el nuevo espacio público.

El alcalde de Moguer Gustavo Cuéllar y la concejala de Urbanismo Rocío Domínguez han supervisado personalmente el traslado y la colocación de las dos emblemáticas esculturas que presiden la céntrica plaza, por un lado la figura del Nobel moguereño que realizase el escultor Octavio Vicens con motivo del centenario de su nacimiento, y por otro la estatua dedicada al entrañable borriquillo con la que se puso en marcha el pasado año el museo Platero EScultura.

El proyecto de reurbanización que viene desarrollándose en la Plaza del Cabildo desde hace varios meses, fue redactado por los servicios técnicos municipales y tiene como objetivo continuar con el ambicioso plan de peatonalización y puesta en valor del casco histórico moguereño, completando las actuaciones de embellecimiento ya realizadas tanto en la calle Vendederas como en la Plaza del Marqués.

Las obras, que estarán finalizadas en los próximos días, están suponiendo la inversión de unos 410.000 euros por parte del consistorio local, 360.000 euros para el proyecto de reurbanización y otros 50.000 euros aproximadamente para la construcción de la fuente transitable que circunda la estatua de Juan Ramón. Esta fuente se convierte en el elemento más destacado y está compuesta por doce impulsores con distintas secuencias y frecuencias de funcionamiento, que contribuirán sin duda a aportar frescura y colorido, ya que además los chorros de agua alternarán distintos tonos y alturas.

En lo que se refiere al pavimento, se han utilizado materiales similares a los de la Plaza del Marqués y la calle Vendederas, una vía urbana que se integra prácticamente en el nuevo espacio en el que se han eliminado además todas las barreras arquitectónicas.

La actuación resuelve asimismo el acceso al propio edificio del ayuntamiento que queda perfectamente integrado en el proyecto, al contemplar también las obras la ampliación de la plaza hasta su conexión con la calle Obispo Infantes.

Mármol y granito de distintas tonalidades, y en algunos tramos la denominada piedra portuguesa, son los principales materiales utilizados en la urbanización de la plaza, que queda estructurada como un gran espacio interior delimitado por las zonas ajardinadas y presidido por la estatua de Juan Ramón y la fuente que la circunda, y un corredor exterior a modo de zona transitable y también de servicio para los establecimientos que se encuentran en la zona.

La elección de las distintas especies vegetales que se han colocado en las zonas ajardinadas se ha realizado de manera que existan plantas en floración el mayor tiempo posible, por lo que se ha optado por distintas variedades que presentan su mejor aspecto en distintas épocas del año.

El proyecto de reurbanización, cuya primera fase incluyó la renovación total de las redes de abastecimiento y distribución, contempla también la colocación de bancos y el refuerzo del alumbrado público. En este sentido, a la instalación de nuevas lámparas modelo Carlos V como las que ya existen, y que darán servicio principalmente a su zona exterior, se suman  también dos nuevos soportes lumínicos con tecnología led que realzarán la belleza del espacio central, destacando como elemento más importante la estatua dedicada al más ilustre de los moguereños con una iluminación específica.

Estas infraestructuras eléctricas se complementan con un sistema de iluminación que realzará la hermosa fachada del edificio del ayuntamiento, una de las más singulares de la provincia.

Con esta importante actuación de mejora y embellecimiento, la Plaza del Cabildo se convierte en un nuevo espacio público perfectamente dotado y acondicionado para al disfrute de vecinos y visitantes, donde se mantiene vivo el recuerdo y el homenaje de Moguer hacia el insigne poeta Juan Ramón Jiménez y su universal personaje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *