Manuel Morales, el druida del PAN Moguer

Manuel Morales, fisioterapeuta del PAN Moguer junto a Ale Millán.

Manuel Morales, fisioterapeuta del PAN Moguer junto a Ale Millán.

Lo mismo que la aldea gala de Astérix y Obélix tiene a Panoramix, su druida, para prepararlos para la batalla, el Club Balonmano Pedro Alonso Niño de Moguer tiene a Manuel Morales, fisioterapeuta y nutricionista del equipo. Éste no exhibe una barba larga y blanca, no tiene pociones mágicas ni cocina en un gran caldero, pero tiene efectivos métodos para recuperar en tiempo récord físicamente a los jugadores para tras un partido al límite volver a jugar otro en menos de 24 horas. La figura de un fisioterapeuta hábil y experimentado como Morales es fundamental en una fase de ascenso en un deporte de contacto como el balonmano, donde los jugadores reciben muchos golpes y se exigen al máximo defendiendo y atacando. Cada final de partido es un cúmulo de molestias y dolencias puestas en fila en torno a la camilla de los masajes, donde se propician milagros en la prolongada lucha de las manos contra los músculos. Morales, que vivió las dos fases de ascenso de hace tres años, ha indicado sobre el equipo actual que “veo a un bloque muy compacto y unido, con una mezcla de juventud y veteranía exquisita. La temporada ha sido dura y el grupo ha madurado de manera exponencial, lo que le ha hecho respetar a todos los rivales, pero no temer a ninguno”. Es por ello que ha indicado que “simplemente vamos a demostrar que valemos y a disfrutar de lo que nos hemos merecido”.

Desde la llegada a Pontevedra el primera paso ha sido “acomodarse lo antes posible al entorno, porque eso facilitará el rendimiento” y fijar una rutina en la que “se cuidan los tiempos de descanso y la alimentación, que ha sido diseñados con la referencia de los partidos para llegar lo mejor posible”. “Es básico una buena y correcta elaboración del menú alimenticio durante la fase, controlando los horarios de ingesta en función del horario de los partidos, y posteriormente a ellos realizar inmediatamente una recarga de los niveles de glucógeno para mejorar y prevenir alteraciones musculares”, ha detallado el moguereño. Así mismo, es “prioritario los horarios de siesta y descanso”.

Ha detallado que cuando los partidos finalicen, “recurriremos al clásico baño con hielo, y después habrá que ponerse el mono de faena para recuperar a la plantilla con masajes antes de que se acuesten”. Este profesional tiene a su disposición con todo el dispositivo médico posible: camilla, material de urgencias y curas, y elementos propios de la fisioterapia (vendas, cremas, tape…) y ha destacado las facilidades que les ha ofrecido el Hotel Galicia Palace, lugar de concentración del equipo.

En líneas generales, ha valorado que “llegamos con buen ritmo y nivel, con algunas contusiones sin importancia, pero con energía para afrontar los tres choques”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *