Opinión: ¿Obras son amores, que no buenas razones?

puente avenida cádiz-3619(Texto: Miguel Ángel Delgado)  Este refrán, en general, se refiere a los que hablan mucho pero luego nada hacen o no cumplen lo prometido.

En la antesala de las elecciones municipales de 2011, los vecinos del Matadero asistimos como espectadores a las obras de acondicionamiento de dos planicies, cada una a un lado del puente de Cádiz, dirigidas a la preparación del emplazamiento de la nueva estación de trenes de Huelva. Durante varios días pudimos ver como las máquinas actuaron para su acondicionamiento: se nivelaron los terrenos, se impermeabilizaron, se hicieron los rellenos correspondientes, se perfilaron taludes…… y pasados los comicios ahí se quedaron, como dos islas a las que las lluvias de estos cuatro últimos años fueron desgastando.

¿Hubo buenas razones para aquellas obras?. Entiendo que no a la vista de su abandono cuatrienal, aunque quizás puede que sí, si dichas razones fueron votos.

Asistimos de nuevo, en vísperas de otras municipales, a la preparación de una tercera planicie, con una sensación de “déjà vu” que nos inquieta y a algo más atrevido y a la par más impactante y contundente: el derribo del puente de Cádiz.

La semana ha sido pródiga en polvaredas que entran por las ventanas y agudizan las alergias, en ruido continuo de martillos picadores y en el ir y venir de máquinas, con esos dos montones de tierra en el acceso del puente desde la ciudad señalando que su historia se acabó. ¿Esta vez estas obras serán amores o buenas razones?.

Lamento ser escéptico, pero transmito el temor a que los vecinos del Matadero, entre los que me hayo, nos encontremos con un trozo de puente hacia ninguna parte, con una zona arrumbada y con la tercera planicie, mirándolo todo desde la ventana sin dejar de salir del asombro y la indignación crónica.

Pero me gustaría ser positivo y pensar que esta vez hay buenas razones y que puede merecer la pena aguantar las molestias que esta obra nos conlleve. Para ello pido, ya que así lo han anunciado, que la campaña informativa a los vecinos se lleve a cabo de verdad, con indicación de la secuencia de acciones a realizar y su cronograma (derrumbe del puente, construcción de la rotonda, derrumbe del muro, desplazamiento de las vías, etc, etc..), fecha de finalización, donde aparcaremos mientras dure este cotarro, como minimizarán las molestias y más y más, es decir, todo lo que importa a los vecinos, hosteleros, comerciantes, gente que acude a trabajar a la zona, etc. Si esto no se hace, o si después del día 24, me da igual que sea el 31 de mayo que después de las próximas elecciones generales, seguimos sin saber exactamente y con precisión el qué, el cómo, el cuándo y a lo que debemos atenernos, muchos volveremos a pensar y a asumir como realmente cierto que las obras ejecutadas por el Partido Popular son amores electoralistas y que las buenas razones les da lo mismo. El fin no justifica los medios.

La credibilidad de este gobierno municipal está más en entredicho que nunca en estos últimos 20 años, y si las razones no son de progreso y mejora y, lo que es más importante, realizables, la perderán del todo y durante mucho, mucho tiempo. Los papeles, incluso los del PGOU, lo soportan todo, hasta los amores a la ciudad, pero en los hechos se ven las buenas razones e intenciones.

Por favor no nos engañen otra vez, que los onubenses no nos lo merecemos.

(Miguel Ángel Delgado – Candidato de UPyD a la alcaldía de Huelva)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *