Los robos en el campo descienden un 6,5% en el primer trimestre

Las sustracciones en explotaciones agrarias y ganaderas se redujeron un 15,8 por ciento en Andalucía en los tres primeros meses del año respecto al mismo periodo del año anterior, según se desprende de las estadísticas sobre evolución delincuencial que elabora periódicamente el Ministerio de Interior.

Los datos han sido dados a conocer este lunes por el delegado del Gobierno en Andalucía, Antonio Sanz, quien considera que “esta evolución positiva”  es “fruto del esfuerzo realizado por el Gobierno y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado para combatir la delincuencia en el mundo rural y llevar la tranquilidad a los agricultores y ganaderos”.

Son datos que, según el delegado, “nos animan a seguir trabajando en la misma dirección” y prueban que la implantación de los equipos Roca en esta legislatura, por iniciativa de los ministerios de Agricultura e Interior, “ha sido un acierto que está contribuyendo a mejorar la colaboración entre los diferentes afectados, concienciar al sector y evitar que este tipo de delitos queden impunes”.

Huelva: una bajada del 6,5%

En la provincia de Huelva, los robos en el campo se han reducido en un 6,5% en el primer trimestre de 2015 con respecto al mismo periodo del año pasado y en un 23,7% respecto a los datos de los tres primeros meses de 2013.

Este nuevo descenso consolida la tendencia a la baja que se inició ya en 2014, cuando la cifra anual de sustracciones en explotaciones agrícolas y ganaderas onubenses fue incluso menor a la registrada en 2012.

Los datos ofrecidos por el Ministerio del Interior constatan un notable descenso en los meses de febrero y marzo de este año coincidiendo con la puesta en marcha del dispositivo de refuerzo, que despliega cada año la Guardia Civil de cara a la campaña agrícola y, especialmente, fresera.

Esta reducción es fruto de las actuaciones puestas en marcha por el Gobierno de España en octubre de 2013 dentro del Plan de Lucha contra los Robos en el Campo. Entre otras medidas, la implantación de los Equipos ROCA de la Guardia Civil.

En la provincia onubense, los tres Equipos ROCA han detenido a 234 personas e imputado a 261 desde la puesta en marcha de este servicio en octubre de 2013. Además, ha celebrado 394 reuniones, 2 conferencias y 899 entrevistas con agricultores, en su objetivo de reforzar las vías de comunicación con el sector agrícola y trasladar la importancia de la denuncia para poder activar todos los mecanismos e herramientas disponibles para atajar los robos y perseguir a los que delinquen.

Equipos ROCA especializados

El delegado ha valorado la permanente revisión y renovación del Plan de Lucha contra las sustracciones en Explotaciones Agrícolas y Ganaderas impulsado por el Gobierno de España en coordinación con la Guardia Civil “para adaptarlo continuamente a la realidad del mundo rural”, recordando que dicho plan incorporó en octubre de 2013 los denominados equipos ROCA, que han permitido que aumente la eficacia contra este tipo de delitos.

En Andalucía hay desplegados un total de 25 equipos ROCA en las ocho provincias, cuyos integrantes cuentan con un alto grado de especialización y tienen como misión incrementar la seguridad de las explotaciones agrarias mediante una vigilancia permanente e investigar aquellas explotaciones en las que se ha producido un delito.

Junto a ellos, efectivos a caballo de la Agrupación de Reserva y Seguridad de la Guardia Civil han estado presentes en las diferentes provincias según las necesidades, al tiempo que se está implicando en el plan a las unidades del Seprona.

Detenidos, imputados y denuncias

Antonio Sanz ha explicado que desde la puesta en marcha de los equipos Roca hasta finales del mes de abril de 2015 la Guardia Civil  “ha efectuado 1.701 detenciones y se han imputado a 1.717 personas en Andalucía. Además, se han registrado un total de 4.007 denuncias”.

De esta forma, los equipos ROCA se han convertido en “un referente para el sector en materia de seguridad”, ya que entre sus cometidos figura también el contacto permanente con los integrantes de los colectivos agrícolas y ganaderos, a quienes informan y dan a conocer los diferentes métodos para intensificar la protección de sus explotaciones. En este sentido, el delegado ha precisado que “se han mantenido 2.147 reuniones con el sector y 12.877 contactos con agricultores y ganaderos”.

Como consecuencia de estas actuaciones, el total de sustracciones registradas por Policía Nacional y Guardia Civil entre enero y marzo de este año fue de 1.856, frente a las 2.203 del año pasado, lo que equivale a un descenso del 15,8 por ciento.

Impulso a la denuncia electrónica

Entre las medidas contenidas en el Plan de Lucha contra las sustracciones en Explotaciones Agrícolas y Ganaderas se ha impulsado el uso de la denuncia electrónica, a fin de facilitar a los agricultores la inmediata interposición de la denuncia cuando se produce un robo. “Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado solo pueden actuar, obviamente, si tienen conocimiento de la comisión del delito”, ha dicho el delegado.

Por otra parte, con la ayuda de las organizaciones agrarias, se han establecido mapas de cultivos y sistemas de geolocalización de las fincas, que facilitan el trabajo de investigación de la Guardia Civil, y se están impulsando convenios con los ayuntamientos para que la Policía Local colabore en la detección de venta de material robado.

Además, se han promovido convenios con los ayuntamientos para que las policías locales colaboren en la detección de venta de material robado, con campañas específicas de control de puntos de venta de chatarra y material agrícola de segunda mano.

Sanz ha expresado su convencimiento de que “el buen trabajo de coordinación e investigación que ha hecho en los últimos meses la Guardia Civil, en colaboración con la Policía Nacional en las áreas de su competencia, ayudará a seguir  mejorando las cotas de seguridad en las 250.000 explotaciones agrarias y ganaderas de Andalucía, que conforman la base de un sector en expansión y uno de los motores de nuestra economía regional”.

A las citadas medidas se suman otras como la reforma del Código Penal, que dotará de mayor protección jurídica a las explotaciones con un cambio de tipificación de los hurtos, que antes eran faltas y ahora pasan a ser considerados delitos. Ello supone, en la práctica, un endurecimiento de las sanciones “que contribuirá a que los agricultores y los ganaderos se sientan más seguros y protegidos por la ley”, ha concluido el delegado.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *