TERETES.
La beca y la peca.
[Paco Velasco]

TeretesQue la beca es una subvención no lo duda nadie con un mínimo de cordura y de sensatez. Que esa subvención es un auxilio público –a veces, privado- para realizar estudios o investigaciones, resulta de Perogrullo. Y que esa subvención debe venir en ayuda de los necesitados queda fuera de todo litigio. Sólo se es libre si se es responsable.

Pues resulta que el Tribunal Supremo ha escrito blanco sobre negro al señalar la legalidad del criterio de rendimiento para el acceso y al mantenimiento de las becas. Las cualidades especiales de cada individuo no garantizan el triunfo académico ni laboral ni social. El éxito adviene cuando a esas cualidades se une el método adecuado, la organización eficiente y la constancia. Refiere el alto tribunal que “es un fin lícito que el sistema de becas, como subvención que es, en cuanto que recae sobre recursos limitados, fomente la responsabilidad en el estudio por parte de los beneficiarios, tanto para el acceso como para mantenerse en él”.

En términos matemáticos, el rendimiento viene a ser el cociente entre el resultado obtenido y los medios empleados para su logro. Hace años, leí una frase de un entrenador del Recre sobre el tema. Marcelino, Marcelino García Toral, me dejó impresionado. Su expresión era la cima del sentido común en un mundo de fútbol tantas veces despreciado como juego, como deporte y como escuela de vida. Decía el hoy famoso coach que él forma equipos en función de su rendimiento en el campo y no en virtud de su ficha, de su nombre o de sus padrinos. El rendimiento se actualiza día a día, mes a mes. Lo que hace que algunos llamen, admirativamente, a Messi como “Anni” o como “Seculi”, es la proporción que compara su talento y su genio con su esfuerzo y su sentido de colectividad.

La idea de reservar la beca para los más desvalidos económicamente, es plausible pero no ovacionable. El reconocimiento de los méritos complementa al cumplimiento de los requisitos. El principio de igualdad, mérito y capacidad preside el ordenamiento jurídico administrativo en el marco de una administración justa por objetiva y objetiva por carente de arbitrariedad. La resolución de Supremo pone de relieve que las becas no son salarios limosneros sin contraprestación. Por el contrario, se trata de salarios laborales que cada quisque se gana con el sudor de su frente.

En cuanto a la peca, es la mancha que aumenta generalmente por efecto del sol que más calienta y del aire que azota la cara de los más frescos.

3 Responses to TERETES.
La beca y la peca.
[Paco Velasco]

  1. Digo lo mismo que Manuel. Haga el favor de aclararlo. Como no sea que se refiera a que el supremo quier BLANQUEAR SOBRE LA OSCURIDAD. Pero aclárelo.

  2. ¿No habrá querido decir Vd. que El Tribunal Supremo ha escrito “negro sobre blanco” que es lo habitual?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *