La ‘Luna Nueva’ de Tagore, pieza del mes en Moguer

Emilia Cortés.

Emilia Cortés.

La Fundación del Nobel moguereño presentó este martes como Pieza del Mes la obra del autor indio Rabindranaht Tagore ‘Luna Nueva’, que fue traducida al castellano por Zenobia y Juan Ramón. La investigadora Emilia Cortés fue la encargada de explicar el proceso que acabó por unir las vidas del moguereño y ‘la americanita’.

Dentro del programa de difusión La Pieza del Mes que pretende dar a conocer al gran público los magníficos fondos que se custodian en la casa museo Zenobia-Juan Ramón Jiménez, la Fundación del Nobel nos propone en esta ocasión la obra literaria Luna Nueva de Rabrindanaht Tagore, de la que se cumple en este 2015 el centenario de su primera edición en castellano.

El libro del poeta bengalí resultó decisivo para estrechar los lazos afectivos y literarios entre el genio poético y la joven Zenobia, ya que el moguereño colaboró con ‘la americanita’ en la traducción por vez primera del inglés al castellano de la genial obra de Tagore. Zenobia traducía el original del autor indú con su gran dominio del inglés, y Juan Ramón aportaba a las traducciones el acabado poético, por lo que ambos se complementaban perfectamente, como sucedería después a lo largo de más de 40 años de vida en común.

Para conmemorar el centenario de esta obra de Tagore y profundizar en lo que supuso esta ‘traducción compartida’ para el devenir posterior de la relación entre Zenobia y Juan Ramón, se desplazó ayer hasta Moguer una de las mayores especialistas en la figura de la esposa, compañera, musa y principal colaboradora del Nobel, como es la gran investigadora literaria y profesora de la Universidad Española a Distancia (UNED), Emilia Cortés Ibáñez, a la que dieron la bienvenida la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Moguer Lourdes Garrido y el director de la Fundación Antonio Ramírez.

Emilia Cortés, quien ya intervino por la mañana en un acto literario sobre este comienzo de la tarea compartida entre Zenobia y Juan Ramón, celebrado en la Universidad de Huelva, es una de las más interesantes y prolíficas investigadores de la vida y obra de la joven de Malgrat de Mar y del extraordinario binomio literario que ésta formó con su esposo, no en vano tiene en su haber numerosas publicaciones y estudios basados en los fondos que se custodian tanto en la propia casa museo como en la Universidad de Puerto Rico.

En cuanto a la primera edición en castellano de Luna Nueva, se trata de una obra que vio la luz el 31 de julio de 1915 con un éxito rotundo de la crítica, y se convirtió en la primera de una larga lista de obras de Tagore que fueron traducidas por el tándem Zenobia–Juan Ramón. En total, entre poemas líricos y dramáticos, teatro, cuentos o aforismos, el matrimonio tradujo casi una treintena de libros del poeta bengalí.

La profesora Emilia Cortés comentó en el transcurso de su brillante exposición, que desde que Zenobia y Juan Ramón se conocieron, en el verano de 1913, Tagore se convirtió indiscutiblemente en el vehículo de la relación entre ambos y en el primer testigo de su historia de amor. El poeta de Moguer no necesitó más excusas que la petición de Francisco Acebal de una obra para la biblioteca para niños que pensaba publicar, para apresurarse a escribirle a ‘la americanita’:

«Querida Zenobia, antes, cuando volvía a casa, me encontré con el director de La Lectura(…) Le he propuesto una traducción del libro de Tagore que esta tarde me ha enseñado usted [The Crescent Moon]. Ha aceptado. De modo que ya sabe usted que hemos de traducirlo… ¿Cuándo podríamos empezar? ¿El Jueves? ¿A qué hora?».

La impaciencia del moguereño por comenzar este proyecto junto a la joven que tanto interés había despertado en él por su frescura, su simpatía y su extraordinaria vitalidad, deja clara la manera en la que los encantos de Zenobia habían turbado el corazón y el alma del poeta, que no supo ya vivir sin ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *