TERETES.
El timo de la estampita.
[Paco Velasco]

TeretesEl compromiso de Podemos y de Ciudadanos de regenerar la vida política española, es para rasgarse las vestiduras. Tienen menos palabra que Rajoy y Pedro Sánchez juntos. La regeneración es la sustantivación de un empeño en dar nuevo ser a algo depravado hasta el vicio, o de la voluntad de alcanzar una vida moral ordenada e incluso de la decisión de someter a un reciclado político a sujetos susceptibles de insertar. El antónimo de regenerar es degenerar y, no olvidemos, de empeorar, corromper, pervertir o prostituir. Pues bien: si los de Rivera e Iglesias se autoproclamaron campeones sin título de la regeneración, a fe que son unos malditos mentirosos empecinados en bañarse a corto plazo en el charco fétido de PP y de PSOE.

Decía Ortega, influido por la corriente krausista española, que la regeneración española, tan urgente y necesaria, o es aristocrática, esto es, intelectual, o nunca será posible. O se desdeña o se admira. O se busca la clave del cambio en España o se sigue a Europa. O se abandona la subjetividad o se sumerge en el objetivismo. O se persigue la literatura o se abraza la ciencia. O se procura el pensamiento asistemático o se amarra el método y el sistema. No hay más salvo declaración de trágicas buenas intenciones.

Podemos y Ciudadanos han venido a dar clases de ética sin un bagaje mínimo. Son los maestros ciruelas de la política. No saben leer y han puesto escuela. En Madrid, las huestes de Rivera ponen a Cifuentes bajo las aspas del molino de la desimputación de actores secundarios mientras en Andalucía se tocan las sienes con los dedos pulgar y mayor para ahuyentar al fantasma de los expresidentes Chaves y Griñán al tiempo que miran hacia otro lado con las detenciones masivas de altos cargos de la Junta. En cuanto a Podemos, un cuarto y mitad de la demagogia rampante. Se dejan querer por el Psoe del postzapaterismo y admiten los votos de los genios de la sordidez institucional para apoderarse del Ayuntamiento madrileño encabezado por Carmena. A modo y manera del peor chavismo/madurismo, utilizan las agrupaciones locales como trampolines al asalto al cielo de la Moncloa en los próximos meses.

PP y PSOE someten sus campañas a las propagandas con orquestas aldeanas de PODEMOS Y C´S. Iridiscente, que diría Forges. En Andalucía, doña Susana reclama el respeto a la lista más votada, pero matiza que el principio se reduce a su partido. Si los más votados son los populares, el principio deviene final. Que ni hablar del peluquín. Lo reprochable de Susana es predicable de Moreno, el supuesto líder popular. Es que no es más ingenuo o inepto porque no se entrena.

Las elecciones municipales y autonómicas han revelado que los españoles hemos vuelto a caer en el timo de la estampita. Solo falta pensar en las cercanas generales. Lo mismo nos engañan con el toco mocho o cualquier otra estafa de pícaros redomados. A falta de listeza, justicia. Frente al exceso de chulería, firmeza democrática. Ante un mar de corruptos, un inasequible amor limpio de don Juan Tenorio. Si alguna vez ha conocido la asepsia. Que me parece que no.

2 Responses to TERETES.
El timo de la estampita.
[Paco Velasco]

  1. Desde luego no puede estar mejor escrito y ser más fundamentado. Yo no tengo que objetara ni al contenido ni a la forma porque Vd. tiene tanta formación acreditada y acreditable que para verter marejadillas de un ciudadano que se dice del mar mejor es pedirle que lo amplie y sobre lo que tan toscos críticos no entiendan, pues como el dicho. El que no sepa que estudie.

    Cada uno de sus artículos es un espejo para quien no quiere asomarse.

  2. Un análisis brillante, muy fino, plagado de argumentos y, en un inmenso mar de respeto, sin herir sensibilidades. Como dice Vicente del Bosque “Me pone de mala lecha la incitación al odio de algunos medios” y eso que no me gusta el fútbol. Así da gusto.
    Además, se adorna con un brillante broche, de Ortega, acerca de quiénes pueden participar en la cosa pública, en la gobernanza, que nos retorna a felices y añorados tiempos.
    Lo del amor limpio de Don Juan Tenorio no acabo de entenderlo porque toda su vida fue un perfecto canalla, dedicándose a engañar a las mujeres y así ha pasado a la historia y a nuestro acervo.
    Lo voy a utilizar con mis alumnos porque no tiene desperdicio y sabrán apreciarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *