Los ETF preservan la integridad de las familias en el 81% de los casos atendidos

El delegado del Gobierno andaluz en Huelva, José Fiscal, presenta la memoria de actividad de este programa, que la Junta desarrolla en colaboración con las corporaciones locales

Informe menores 013Los equipos de tratamiento familiar (ETF) han permitido preservar la integridad de las familias en el 81% de los casos atendidos, evitando que se tuvieran que llevar a cabo en éstos medidas de protección dirigidas a la población infantil en situación de riesgo y, por tanto, se separase a los hijos de sus progenitores.

El delegado del Gobierno andaluz en Huelva, José Fiscal, ha presentado este miércoles  los principales datos de la memoria de actividad del Programa de Tratamiento a Familias con Menores en Riesgo durante el año pasado en la provincia onubense.

Esta prestación se encuentra coordinada por el Servicio de Prevención y Apoyo a la Familia de la Delegación Territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales y forma parte, según ha explicado Fiscal, de las estrategias de la Junta encaminadas a promover los derechos y el desarrollo integral de los menores en un ambiente familiar normalizado, a la vez que apoyar a los padres para que cumplan de forma positiva la función parental y den una respuesta satisfactoria a las necesidades de los niños a su cargo.

Para ello, sus intervenciones son básicamente preventivas y tienen una doble finalidad: por un lado, potenciar que las familias participantes proporcionen a los menores un ambiente familiar adecuado que garantice su normal desarrollo, suprimiendo aquellos factores que pueden ser causa de desprotección y desemboquen en la adopción de medidas de protección que conlleven la separación del niño de su entorno tras decretarse una situación de desamparo. Y, por otro lado, promover, cuando sea posible, la reunificación familiar de menores sobre los que se ha adoptado con anterioridad una medida de protección, a través de la corrección de las disfunciones en la dinámica familiar que la motivaron. Así, se divide en dos subprogramas: de riesgo y de reunificación familiar.

Además del alto porcentaje alcanzado en el apartado de preservación de la estructura familiar, durante el acto se han puesto de manifiesto otros resultados satisfactorios del programa recogidos en la memoria. En primer lugar, el mantenimiento de su capacidad de cobertura, que ha posibilitado la atención en 2014 de un total de 413 familias con 765 menores. Y, en segundo lugar, se ha registrado el mayor número de casos cerrados en los últimos cinco años, 176 frente a 150 nuevos incorporados. El principal motivo por el que ha concluido la mayoría de las intervenciones tiene que ver con la consecución de los objetivos fijados de tratamiento del riesgo social o reunificación familiar, habiéndose cerrado además el 66% de ellos en un tiempo inferior a 18 meses.

También es reseñable que continúe el aumento progresivo de casos derivados desde los servicios sociales comunitarios, en tanto en cuanto esta situación permite una detección más temprana de los problemas y que las intervenciones se apliquen de manera precoz; el porcentaje de menores de 6 años atendidos en reunificación familiar es el mayor conseguido hasta el momento, una franja de edad de especial importancia con vistas a facilitar el contexto de seguridad necesario que posibilite la reintegración con sus progenitores, e igualmente se ha incrementado hasta 53 el número de niños tutelados por la Junta que han accedido al subprograma de reunificación.

Por otro lado, como novedad este año, la memoria incluye un espacio dedicado a la publicación de comunicaciones y experiencias de interés en este ámbito que sirvan de referencia como buenas prácticas y refuercen las competencias de los profesionales.

Colaboración entre administraciones

La realización del programa es posible gracias a la firma anual de convenios de colaboración entre la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales y las siete corporaciones onubenses con competencias en esta área: los ayuntamientos de Huelva, Lepe, Isla Cristina, Almonte, Ayamonte y Moguer –todos ellos con más de 20.000 habitantes-, así como la Diputación, que presta cobertura a los municipios con menos de 20.000 habitantes. Dichos convenios van acompañados de una subvención de la Junta que el año pasado fue de 1.225.935 euros y que supone el 73% del coste total de su aplicación.

Con esta inversión se financian los 12 equipos de tratamiento familiar (ETF) que se encargan de llevar a cabo el programa y efectuar las intervenciones. Se trata de unos equipos que están integrados por un total de 38 profesionales, entre los que se encuentran psicólogos, trabajadores sociales y educadores sociofamiliares.

Perfil de los usuarios

Las familias destinatarias del programa presentan por lo general alguna de las siguientes características: tienen menores a su cargo que se encuentran en situación de riesgo social; son monoparentales con hijos menores de 18 años en situación de dificultad social; en su seno se han detectado situaciones de violencia que afectan directa o indirectamente a los menores a su cargo, y tienen hijos sobre los que se han adoptado una medida de protección previamente y existen posibilidades de retorno.

En relación a los menores atendidos, en el apartado de riesgo social presentan una edad media de 12 años, mientras que en reunificación familiar el perfil más común abarca la franja de 4 a 6 años. La cantidad de niños por cada familia o unidad de convivencia atendida continúa siendo aproximadamente dos.

Las familias y menores participantes en el programa vienen derivados tanto de los servicios sociales comunitarios como del Servicio de Protección de Menores de la Delegación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *