“Si el club no se vende, desaparecerá”

Víctor Hugo Mesa, propietario del Recreativo, en la última rueda de prensa en Huelva.

Víctor Hugo Mesa, propietario del Recreativo, en la última rueda de prensa en Huelva.

Amplia y extensa comparecencia de prensa que suena a despedida del que todavía es máximo accionista del Recreativo de Huelva, el empresario uruguayo Víctor Hugo Mesa, en la que ha dejado muy claro que si en los próximos días no es capaz de vender su paquete de acciones a un nuevo grupo inversor que deberá antes del 31 de julio poner casi 5 millones de euros, el Recreativo de Huelva está abocado a la desaparición, descartando cualquier posibilidad de que él pueda seguir al frente del proyecto, ya que no tiene dinero para aportar esa cantidad en tan corto espacio de tiempo. Además, Víctor Hugo ha confirmado que las relaciones con el actual presidente de la entidad, Pablo Comas, están rotas (hasta el punto de no dirigirse la palabra), y aunque ha preferido no cesarlo de sus funciones por el bien del club, no ha descartado la posibilidad de emprender medidas legales contra él por la forma de proceder en la administración de la entidad y que se marcha muy decepcionado de Huelva, tierra que cree no volverá a pisar en un futuro.

La comparecencia de prensa la ha tenido que realizar Víctor Hugo Mesa en uno de los salones de la Hacienda Montija, hotel donde se está quedando estos días en su estancia en Huelva y no en la sala de prensa del Nuevo Colombino, ya que desde su club (él es el máximo accionista), se le comunicó que necesitaba autorización del actual Consejo de Administración, algo que no estaba dispuesto a pedir. “El jefe de prensa del Recreativo me comunicó que necesitaba permiso del presidente (Pablo Comas) y del Consejo para poder hacer la rueda de prensa, es extraño que no se me deje hacer esa rueda de prensa salvo permiso expreso de ellos, me molestó mucho y no voy a pedir ese permiso y por eso la he convocado aquí. Hay tantas cosas extrañas en el club pero allá ellos”.

Víctor Hugo Mesa no ha rehusado a hablar de ninguno de los temas de los que se le ha preguntado en su última rueda de prensa en Huelva, horas ó días antes de la inminente venta del club, como único paso para garantizar la viabilidad de la entidad. “Durante estos días he tomado conciencia de la situación económica en la que se encuentra el club, si no oficial porque todavía no la tengo, sí bastante fidedigna y la situación del club a día de hoy es muy difícil, no imposible de solucionar, pero muy difícil por la deuda real que tiene el club, la deuda crece cada día y ahora mismo no hay ingresos, no hay negocio ni empresa que pueda subsistir así”. Sobre el proceso de venta del Decano, ha comunicado que “me voy esta tarde para Madrid y mañana (por martes) mantendré una reunión con el grupo inversor hispano-mexicano y sé que están interesados en comprar el club pero una vez que me reúna con ellos ya podré hablar mejor. No es el único grupo, hay dos más, pero este grupo cuenta con ventaja porque conoce la realidad del club desde hace meses y ya puso hace unos meses un millón de euros y y eso le da ventaja”.

Lo que sí tiene claro el actual dueño del Decano es que la única solución viable para salvar al Recreativo es la venta de sus acciones. “Si no hay venta, el futuro del club lo veo muy difícil porque o aquí entra un grupo o desaparece, yo no puedo ser ya la solución porque no tengo dinero para ponerlo antes del 31 de julio. Hay una campaña del Recreativo Trust muy interesante que he conocido de primera mano y que estaría dispuesto a acompañar pero no hay tiempo para llevarla a cabo y recaudar en 15 días casi cinco millones de euros, en otro momento la vería bien, pero ahora mismo no”.

Sobre su grado de culpabilidad en la situación tan delicada a la que ha llegado el Recreativo ahora mismo indicó que “es probable que tenga mi parte de culpa pero soy un dueño muy particular porque este proyecto no lo comencé yo y puse a Pablo Comas para que lo dirigiera, sino que yo fui el inversor y he gastado durante estos tres años mucho dinero en el club (entre cuatro y cinco millones de euros) y la información que se me ha dado de la situación del club durante todo este tiempo ha sido muy difícil. Tengo la mayoría de las acciones pero nunca he tenido la información necesaria de la realidad del club ni de las deudas que se ha generado y aunque he estado lejos, hay muchos métodos para haberme informado de cómo iba la realidad del Decano. Aquí ha habido un presidente administrador que es el que ha manejado el club y mi único aporte ha sido el económico, yo no tomé decisiones pero si tengo que asumir mi responsabilidad, que no la rehuyo, no soy el máximo responsable, aunque ahora creo que esto no es lo más importante a estas alturas de los acontecimientos”.

En cuanto al hecho de no haber cesado de sus funciones a Pablo Comas por la falta de información señaló que “yo con Pablo he tenido una comunicación fluida hasta que le pedí la administración de Gildoy y a partir de este momento ya no me mandó más mensajes. No lo he cesado de la presidencia porque creo que en este momento no sería lo mejor para el Recreativo en el proceso de venta en el que nos encontramos, creo que sería perjudicial en las negociaciones que estamos manteniendo”.

Y sobre las reuniones mantenidas con el nuevo alcalde de la ciudad, el socialista Gabriel Cruz, propietario del 24% de las acciones del Decano indicó que “la reunión fue de cortesía porque todavía no había tomado posesión de su cargo, ellos van a ayudar en lo que puedan pero no en dinero, sé que tienen problemas muy graves y el Recreativo es uno de ellos pero están esperando a ver qué es lo que pasa con el club y yo voy a tratar de buscar una solución”.

Por último, Víctor Hugo dice marcharse de Huelva “muy decepcionado, dejemos la parte económica pero desde el aspecto humano me voy muy decepcionado de cómo se hicieron las cosas y por qué no se ha sido claro y transparente a la hora de comunicarme a mí, a la prensa y a los aficionados la realidad del club. No sé si volveré a Huelva a fimar eventualmente algo, me encanta la playa, es un lugar muy lindo pero me queda un sabor tan amargo de la situación que estoy viviendo aquí, que no sé si volveré a Huelva”.

One Response to “Si el club no se vende, desaparecerá”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *