Actuaciones de conservación del tomillo carnoso en el Piedras y Flecha de El Rompido

El paraje natural cuenta con la mayor población de esta planta catalogada como en “peligro crítico” en Andalucía

Vista aérea de la Flecha del Rompido.

Vista aérea de la Flecha del Rompido.

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio protege el tomillo carnoso (Thymus carnosus) en el Paraje Natural Marismas del Río Piedras y Flecha de El Rompido. Los trabajos, dirigidos a la salvaguardia de una especie catalogada como en “peligro crítico” en la comunidad autónoma y que encuentra su mayor población en esta reserva de 2.530 hectáreas que abarca a los términos municipales de Cartaya y Lepe, se enmarcan dentro del proyecto Life Conhabitat Andalucía. El objetivo, abordar la conservación y mejora de hábitats prioritarios en el litoral andaluz.

Tras una fase de diagnóstico del tomillo carnoso en este espacio declarado como Lugar de Interés Comunitario (LIC) en la que se valoraron las diferentes amenazas, se ha decidido favorecer el desarrollo de esta especie característica del hábitat dunar a través del ensayo de distintas densidades de cubierta vegetal y, en especial, con la retama blanca (Retama monosperma). Se ha actuado, así, en dos zonas diferentes que se corresponden con los núcleos de tomillo que más padecen la transformación del paisaje.

En concreto, se han realizado intervenciones en el retamar, al que se ha sumado una superficie de tres hectáreas. En una de las zonas, a su vez, se ha instalado una serie de cerramientos con el fin de evaluar el efecto de los herbívoros (tanto domésticos como silvestres) sobre el tomillo y el resto de la vegetación nativa. Con esto último, además, se reduce el impacto del pisoteo, algo que, sin duda, impulsará también el crecimiento de las plántulas. Todas estas acciones vienen acompañadas de un seguimiento por parte del personal del Life Conhabitat Andalucía para evaluar la utilidad de las medidas adoptadas y cuantificar, mediante el uso de indicadores y una metodología específica, la mejora de los hábitats prioritarios y de la población del tomillo carnoso.

De igual modo, el proyecto contempla prevenir el deterioro de la vegetación costera a través de la canalización de los visitantes. Con esta meta se adecuará el itinerario de acceso en el extremo más oriental de las Marismas del Río Piedras y Flecha de El Rompido ante el aumento de la afluencia de público. Se trata de facilitar así un tránsito respetuoso con los valores naturales.

Marismas del Río Piedras y Flecha de El Rompido

El Paraje Natural Marismas del Río Piedras y Flecha de El Rompido, declarado Lugar de Interés Comunitario, se extiende por la desembocadura del río Piedras, en la que los aportes de materiales provenientes del cauce fluvial, junto con la influencia de las mareas, ha dado origen a un paisaje único, compuesto por un sistema de marismas y una particular formación arenosa de unos diez kilómetros, paralela a la costa y denominada flecha litoral.

Al recorrer el sendero que se adentra en la Flecha de El Rompido se comprueba la vital importancia de este cinturón de dunas formado sobre sedimentos litorales. Además de servir de protección costera contra los azotes del océano Atlántico, la vegetación, constituida principalmente por barrón, retama o pino piñonero, cobija especies de interés como el camaleón. Todo ello, en un marco paisajístico en el que sobresale la horizontalidad y el predominio de colores de tonalidades suaves.

En las productivas aguas de esta marisma, ricas en invertebrados, crustáceos, moluscos y peces, se alimentan las aves acuáticas y marinas que visitan el enclave durante sus rutas migratorias. Se pueden observar así aves limícolas como el ostrero, con un plumaje blanco y negro que contrasta con sus patas rosadas, o el pato colorado, que tiene en esta zona su cuartel de invierno. También es posible contemplar el pesado vuelo de los cormoranes y a diversas especies de gaviotas.

Satisfacción en Cartaya

El Ayuntamiento de Cartaya  ha recibido con “gran satisfacción” las nuevas medidas de la Junta de Andalucía, en el marco de sus competencias medioambientales, para reforzar la conservación de esta planta en el espacio natural de la Flecha de El Rompido.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *