Medio Ambiente detecta la presencia de 20 parejas de águila pescadora en Huelva y Cádiz

aguila pescadoraLos técnicos de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio han confirmado la existencia de 20 parejas de águila pescadora durante el último período reproductor en tres embalses y dos áreas mareales en espacios naturales protegidos de las provincias de Huelva y Cádiz.  La Consejería  viene desarrollando desde 2003 el proyecto de Reintroducción del Águila Pescadora en Andalucía, que este año ha cosechado los mejores resultados del programa desde su inicio, ya que el número de parejas y ubicaciones de esta especie han ido aumentando progresivamente desde su puesta en marcha.

En la provincia de Huelva se han establecido 7 parejas territoriales, de las que 5 parejas han anidado en el paraje natural Marismas del Odiel. Esta ave rapaz, además, ha empezado a colonizar otros humedales del litoral onubense como es el caso de las Marismas de Isla Cristina, el paraje natural que discurre por el entorno de los ríos Guadiana y Carreras y los términos municipales de Ayamonte e Isla Cristina. De igual modo, este año ha dejado descendencia por primera vez un ejemplar procedente de la Isla de Cabrera (Palma de Mallorca, Islas Baleares) que ha constituido una pareja con un águila pescadora procedente de la reintroducción en Marismas del Odiel.

En Cádiz, por su parte, han sido 13 las parejas territoriales y 9 las parejas reproductoras (5 en el embalse de Guadalcacín, 3 en el embalse del Barbate y 1 en la Bahía de Cádiz), de las que 8 han iniciado una puesta. La localización de ejemplares en otras áreas en periodo reproductor (marismas del Guadalquivir, Bahía de Cádiz) deja entrever la posibilidad de contar con la próxima ocupación de nuevos territorios.

Así, una pareja ha estado ocupando un territorio en la Bahía de Cádiz, algo que era esperable ya que se estaban observando águilas pescadoras en época estival por la zona, aunque este es el primer año en el que se ha detectado un comportamiento reproductor claro. Un hito reseñable es la incorporación a una pareja de Bermejales, en el embalse del Guadalcacín, de una hembra procedente de Marruecos (Parque Nacional de Al-Hoceima), reforzando los vínculos demográficos con las poblaciones mediterráneas.

Para favorecer la nidificación del águila pescadora, el programa se complementa con los trabajos de seguimiento, vigilancia y actuaciones de manejo como la colocación de plataformas, posaderos así como medidas preventivas para evitar daños a los ejemplares en líneas eléctricas y piscifactorías. El objetivo final del proyecto es conseguir que en Andalucía se asiente una población reproductora estable. Los últimos resultados confirman el buen comportamiento de la población reproductora y permiten vislumbrar un horizonte optimista para esta especie catalogada como Vulnerable por la normativa andaluza.

Balance del programa: 164 ejemplares reintroducidos desde 2003

El águila pescadora (Pandion haliaetus) es una especie que se extinguió como reproductora en la Península Ibérica en el siglo XX.  Mediante la técnica del hacking o de cría campestre, hasta el año 2012 se liberaron pollos de poblaciones norte europeas (Escocia, Alemania o Finlandia) con el objetivo de, tras alcanzar la madurez sexual, pudieran volver a sus lugares de suelta incorporándose a la población reproductora natural, en aquel momento inexistente. Los primeros pollos fueron introducidos en el embalse de Barbate (Cádiz) y en las Marismas del Odiel (Huelva).

Desde 2003 se han reintroducido en Andalucía un total de 164 ejemplares, 86 en el sur de Cádiz y 78 en Marismas del Odiel. El proyecto de Reintroducción del Águila Pescadora en Andalucía comenzó a dar sus frutos en 2005 cuando una pareja reproductora se instaló en el embalse del Guadalcacín (Cádiz). En 2009 se alcanzó uno de los objetivos a corto plazo, con la reproducción en las Marismas del Odiel de la primera pareja formada por individuos liberados en el marco del Programa de reintroducción. En este programa colaboran la Estación Biológica de Doñana (EBD-CSIC) y la Fundación Migres.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *