EL LABERINTO.
Sin ira.
[Javier Berrio]

javier-berrio-002Cuando hace unos días estaba en todos los periódicos el caso de la concejal del Ayuntamiento de Madrid que participó en la ocupación de la capilla de la Universidad de Madrid, observé una vez más la ira con la que algunos quieren modificar el statuz quo en el Estado español. Tras la imputación de la concejal, por participaren una protesta contra la existencia de instalaciones religiosas en entidades públicas, Carlos Quintero, activista de Podemos en Huelva, criticaba esta situación en su página de Facebook, e intercambiamos algunos mensajes. Mi punto de vista es que todo se puede cambiar; es más, creo que muchas cosas han de ser transformadas en el régimen español –el régimen mismo-, pero que para alcanzar tales fines no valen ni la ira, ni el atentado contra la con ciencia de los ciudadanos.

¿Debe el Estado ser laico? Sin duda, pero no creo que la mejor manera de reclamarlo sea ia incursión en un espacio dedicado al culto y realizando actos cercanos a la profanación. Porque, contra la falta de sensibilidad de algunos líderes de las organizaciones políticas, debemos recordar que el respeto a las creencias ajenas es inalienable y que altercados como el llevado a cabo en la capilla de la entidad educativa madrileña, se consigue lo contrario de lo deseado. Los individuos que los llevan a cabo y aquellos que les apoyan, pierden toda la credibilidad en su fe democrática y dejan claro que nada les va a parar contra lo que ellos consideren inadecuado o no aceptable. Ante éso, mucho ojo con qué se vota porque, el deseo de cambiar las cosas, no puede materializarse por medio del pisoteo de los derechos ajenos.

En multitud de ocasiones, cuando escuchamos hablar a Pablo Iglesias, líder máximo de la organización Podemos, entendemos que está seguro de su posesión de la verdad por una especie de iluminación cuasi divina y que no le importará imponer su doctrina por los medios que crea necesarios. Pablo Iglesias habla con arrogancia, con superioridad moral y con desprecio de todo aquello con lo que no está de acuerdo y, añade la irritación, el destemple y casi la amenaza, cuando se refiere a los cambios que sí o sí va a provocar en el sistema.

Después de tantos años defendiendo la necesidad de cambiar de constitución al dar por superada la del 78, confieso que el camino, la receta, las maneras no son las preconizadas por Podemos ni sus líderes. La negociación es vital y el acuerdo social el único modo con el que podríamos garantizar nuevas y mejoras normas de convivencia y un régimen más representativo, limpio y de progreso social. La imposición no va a llevar a ninguna parte y la acritud mucho menos. Bueno será que así lo entienda Pablo Iglesias y sus compañeros de viaje pero, especialmente, el electorado que debe meditar seriamente dónde pone el voto antes de hacerlo porque es la Libertad, así, con mayúsculas, la que puede estar en juego.

One Response to EL LABERINTO.
Sin ira.
[Javier Berrio]

  1. Aurelio Pino Domínguez

    El valor que Podemos se otorga en política, está todavía por ver en las próximas Generales. Por otra parte, como bien indicas en tu artículo, hay que respetar a los demás si quieres que los demás te respeten a ti. Por otra parte, está bien claro que la Constitución que nos rige, considera al Estado a confesional, es decir sin religión oficial del Estado, pero no dice que “SEA LAICO”. Se puede cambiar, pero de momento es lo que hay, tanto para el Sr. Javier Berrio como para el Sr. Pablo Iglesias o para mi, y por supuesto para los 46.400.000 habitantes de España.
    Ya en la II República, se profanaron templos católicos (a los anglicanos ni los tocaron….no hubo narices), esa debilidad trajo después graves consecuencias. ¿Acaso quiere medir el Sr. Pablo Iglesias la paciencia de los Católicos (practicantes y menos practicantes)? pues lo único que le falta es meter fuego a un templo….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *