Pablo Abián se hace con el oro en Bakú

Bakú_Pablo_celebración Bakú_Pablo_ceremonia Bakú_Pablo_ceremonia1

Pablo Abián ha vuelto a escribir una nueva página de oro para el bádminton español tras conseguir colgarse la medalla de oro en los I Juegos Europeos de Bakú 2015 celebrados en Azerbaiyán. El español, que llegaba a la final tras haber cuajado un sensacional torneo, arrolló sobre la pista al danés Emil Holst (número 52 del mundo) por dos sets a cero (21-12 y 23-21) en cuarenta y siete minutos de juego.

Así, el jugador del Recreativo IES La Orden ha vuelto a demostrar en una nueva ocasión que ante las adversidades y los obstáculos, siempre tiene un arma para combatirla. No solo en la pista, sino también en lo económico. Falta de respaldo económico por parte de instituciones españolas que, sin embargo, no le privan de demostrar sobre el tapiz una vez más que sigue siendo el número español desde el pasado mayo de 2006, que es firme candidato a participar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, y que así lo atestiguan sus grandes éxitos. Actualmente, el español es número 43 del ranking mundial, un puesto que no frecuentaba desde el pasado mes de enero del año 2003, como consecuencia de la ausencia de apoyo económico.

El camino del de Calatayud hacia la gloria en Bakú no ha sido de rosas. Encuadrado en el grupo C junto al alemán Dieter Domke, el esloveno Iztok Utrosa y el estonio Raúl Must, el español encarriló su pase a octavos de final como segundo clasificado tras cosechar dos victorias y una derrota. En la siguiente ronda, Abián se midió ante el primer clasificado del grupo G, el ruso Vladimir Malkov, a quien doblegó en un interminable duelo de noventa y siete minutos por dos sets a uno (25-23; 19-21 y 21-15). Solventado tal duro escollo, el español certificó su pase a semifinales y aseguró medalla olímpica tras derrotar de manera contundente en cuartos al croata Durkinjak (21-12 y 21-13).  El penúltimo obstáculo de Abián para alcanzar la final fue el lituano Kestutis Navickas (72 del ranking mundial), a quien doblegó en semifinales por dos sets a uno (20-22; 21-16 y 21-13), con remontada incluida, certificando de manera excelente su pase hacia la gran final de los I Juegos Europeos.

Ya en la jornada de hoy, Pablo Abián ha puesto la guinda al pastel consiguiendo la victoria en la final ante el número 52 del mundo, el danés Emil Holst, en un duelo donde el aragonés ha pasado por encima de su oponente en todas las facetas del juego. Abián tomó la iniciativa desde el inicio del primer set, mostrándose muy superior en la pista y llegando al descanso 11-7 arriba. Un colchón de puntos que permitió a Abián jugar los puntos con más tranquilidad y anular de la pista a su rival tras un parcial de 10-5 (21-12).

El bilbilitano estaba jugando a gran nivel, pero era consciente de que Holst saldría a la pista en el segundo set con la idea de gastar todas las opciones posibles. Así, el duelo tomó equilibrio y, punto a punto, el danés comenzó a declinar la balanza a su favor, llegando a gozar de cuatro puntos de ventaja llegado al tramo final del set (11-15). Sin embargo, Abián aprovechó un respiro de su rival para cogerle de nuevo el pulso al partido y empezar a recortar diferencias en el marcador. Tras varios intercambios de golpes, Holst tuvo en su raqueta un volante de set para igualar el choque (19-20) pero, una vez más, fue contrarrestado por un incombustible Abián para, a la postre, voltear la situación y conseguir un histórico triunfo (23-21) que ya forma parte de las páginas de oro del deporte español.

DECLARACIONES DE ABIÁN

El jugador español Pablo Abián se ha mostrado “muy feliz” tras la conclusión de la final de individual masculino donde ha conseguido el triunfo ante el danés Emil Holst. El aragonés ha comentado que “este era un campeonato muy importante” y, por ello, “tenía mucha ilusión” por conseguir “un buen resultado”. En esta misma línea, Abián ha valorado la importancia del triunfo después de “haber sido tan competitivo desde el principio en un grupo tan difícil, pasar de ronda y luego seguir partido a partido, remontando marcadores desfavorables y reponiéndome a las adversidades”.

En cuanto a la final, el bilbilitano ha comentado que empezó el primer set “muy activo y sabiendo controlar el juego, sin dar opciones a mi rival”, aunque ha admitido que su rival en el segundo set “cambió su juego y estuvo por delante  casi hasta el final”. Pese a ello, “siempre creí en que era posible la remontada y lo conseguí finalmente”, ha asegurado el medallista español.

Por último, Pablo Abián ha tenido palabras de agradecimientos por el apoyo recibido durante este campeonato: “Quiero dedicar este triunfo a todos los que me apoyado durante todo este torneo y también lo hacen día a día, en especial a mi familia, a mis amigos y a mi club”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *