El lince ibérico pasa de estar en ‘peligro crítico’ a solo ‘en peligro’, según la UICN

Fiscal asegura que el compromiso de la sociedad andaluza ha permitido esta nueva clasificación

15.06.29-Grupo-1-Presidente Grupo Felinos UICN 15.06.29-R.Prensa-1-Presidente Grupo Felinos UICNEl consejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Fiscal, ha asegurado que la participación y compromiso de toda la sociedad andaluza, en general, y de los propietarios de fincas, cazadores, organizaciones conservacionistas y corporaciones locales, en particular, ha sido fundamental para que el lince ibérico haya pasado de estar ‘en peligro crítico’ a sólo ‘en peligro’, por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN).

Según Fiscal, esta nueva clasificación supone también un reconocimiento a la labor de los técnicos e investigadores que han trabajado durante décadas en la conservación de este felino, tanto a través del Programa de Conservación Ex-situ como de los distintos proyectos europeos Life. Un ejemplo de ello es el actual Life+Iberlince, liderado por el Gobierno andaluz y que tiene como objetivo incrementar el número de sus poblaciones mediante la reintroducción en Portugal, Extremadura, Castilla-La Mancha, Murcia y Andalucía.

En un acto que ha contado con la presencia del presidente del Grupo de Felinos de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), Urs Breintenmoser, y del director del proyecto Life Iberlince, Miguel Ángel Simón, el titular de Medio Ambiente ha destacado que desde un principio el Gobierno andaluz ha hecho una apuesta  muy seria para conservar el lince ibérico. “Todo un caso de valentía política ya que fuimos capaces de ser resolutivos antes la complejidad de los problemas”.

Para Fiscal el cambio en el grado de amenaza viene a respaldar las medidas que se han desarrollado en Andalucía para preservar este felino, entre las que sobresalen las dirigidas a recuperar las poblaciones de conejos -la principal fuente de alimento de este felino-, el control de las trampas ilegales y los programas de cría en cautividad y de reintroducción.

Cabe destacar que la labor que se ha llevado a cabo en Andalucía para conservar esta especie ha sido también distinguida por la Unión Europea. Un ejemplo de ello fue la concesión del premio ‘The best of the best’ al proyecto Life Naturaleza para la Conservación y Reintroducción del Lince Ibérico en Andalucía, considerado como la mejor iniciativa de conservación que se ha ejecutado en Europa con cargo a los presupuestos comunitarios. Con este galardón, el segundo otorgado a un Life andaluz, se reconocía también la excelencia del proyecto, así como la transparencia y gestión económica del mismo.

No obstante, ha manifestado que “hay que continuar luchando para asegurar la expansión futura y el crecimiento poblacional de la especie”.  Por ello es fundamental el trabajo que se está realizando para controlar la nueva epidemia que diezma las densidades de conejos, minimizar los atropellos de lince con actuaciones en carreteras que incrementen la seguridad vial y, por supuesto, garantizar la supervivencia de los nuevos núcleos de población que se han iniciado a través de la reintroducción y el apoyo social de las poblaciones locales.

En este sentido, José Fiscal ha hecho hincapié en el proyecto que desarrolla la Consejería para la mejora de hábitat y creación de núcleos de alta densidad del conejo,  con la finalidad de fortalecer el asentamiento de poblaciones estables de lince ibérico, en un momento en que la aparición de una nueva cepa de la enfermedad hemorrágica vírica (EHV) ha tenido una serie de consecuencias negativas en las poblaciones de esta especie en peligro. A ello hay que añadir el plan de gestión que está ultimando su departamento para recuperar las poblaciones de conejo de monte.

De otro lado, el consejero ha asegurado que las tareas de conservación generan también empleo y rentas. Para Fiscal preservar el medio ambiente es “además de una obligación moral  con las generaciones futuras un aliado del crecimiento y de la economía”.

Por su parte, el responsable de la UICN ha afirmado que “ya se ha dado el primer paso para lograr la pervivencia de este felino”. Según Urs Breintenmoser, los problemas que había en las dos poblaciones de lince ibérico se han estabilizado, existe un programa de cría en cautividad con cinco centro asociados, hay proyectos de reintroducción en Andalucía, en Castilla La Mancha, Extremadura y en Portugal, etc. En definitiva, “el lince andaluz ha vuelto a ser el lince ibérico”.

Asimismo, el director del grupo de felinos de este organismo internacional ha destacado la importancia que han tenido los programas de conservación desarrollados en Andalucía, la cooperación que existe entre varias regiones españolas y dos países, España y Portugal, la implicación de las organizaciones no gubernamentales, instituciones, técnicos, así como “el compromiso de la Junta de Andalucía y de la Unión Europa” para lograr la pervivencia de esta especie.

La especie en Andalucía

En la actualidad, el lince ibérico está restringido a dos áreas separadas entre sí,   Doñana-Aljarafe y Sierra Morena (Guadalmellato-Cardeña-Andújar-Guarrizas), en las cuales trabaja la Junta de Andalucía junto a diversas entidades (Fundación CBDH, WWF/Adena, Ecologistas en Acción, FAC, Ateca y Secem), mediante Proyectos Life Naturaleza,  para conseguir mantener e incrementar las poblaciones del felino en Andalucía.

En Andalucía, según los datos del último censo la población de lince se consolida con 327 ejemplares en 2014, un dato al que hay que sumar el aumento tanto del número de cachorros en libertad como de hembras territoriales.  De ellos, 247 se han localizado en Sierra Morena y 80 en el entorno de Doñana.

Lista Roja

La UICN rebajó el grado de amenaza de este felino tras evaluar las 77.340 especies incluidas en el Lista Roja de especies amenazadas. Según este organismo Internacional  la pérdida y degradación de hábitat ha sido identificada como la principal amenaza para el 85% de todas las especies las descritas en la Lista Roja, junto al comercio ilegal y a la proliferación de especies invasoras. De las 77.340 incluidas, 22.784 están en peligro de extinción.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *