Sorprendidos cuando transportaban 825 kilos de merluza inmadura en el maletero

20150629_pescado inmaduro 1_SEPRONA 20150629_pescado inmaduro 2_SEPRONA

La Guardia Civil de Huelva ha intervenido alrededor de 825 Kilos de merluza de talla inferior a la autorizada y ha propuesto para sanción de 60.000 euros a las tres personas que lo transportaban como presuntos autores de varias infracciones a la normativa de pesca marítima, de Impuestos Especiales y Sanidad.

Las actuaciones se llevaron a cabo en diferentes dispositivos operativos por agentes de la Guardia Civil que realizaban labores de inspección de vehículos y personas, para evitar la captura y comercio de pescado inmaduro, ya que en estas fechas se incrementa su consumo en zonas costeras.

Esta situación afecta gravemente al sostenimiento de los caladeros y al futuro del sector pesquero, así como a la salud de quien lo consume, ya que este pescado no pasa ningún tipo de control sanitario en lonja, además de que muchas veces se transporta y manipula de forma no adecuada, ha informado la Guardia Civil en una nota.

Identificados los tres varones e inspeccionados sus vehículos, los agentes hallaron gran cantidad de pescado de pequeña talla, en concreto merluza, que no superaba la talla reglamentaria de captura en el golfo de Cádiz que es de 27 centímetros, distribuido en un total de 125 cajas.

Además la Guardia Civil comprobó que la mercancía carecía de documento alguno que garantizara su procedencia y que el transporte no se realizaba con las debidas garantías sanitarias, por lo que levantaron las correspondientes actas de infracción a la normativa de pesca marítima y procedieron a intervenir el pescado y los vehículos donde se transportaba, quedando a disposición de Inspección pesquera de la Junta de Andalucía.

A estas personas también se propone para sanción por infracción a la normativa sobre Impuestos Especiales, ya que carecen de los permisos para realizar ventas de pescado y por no estar dados de alta como autónomos, así como a la normativa de sanidad por infringir las normas en seguridad alimentaria. Una vez realizados los controles que garantizan su consumo, la merluza fue entregada a centros de beneficiencia.

Al mismo tiempo, la Guardia Civil ha intervenido cerca de Santa Olalla 18 kilos de chirlas que incumplían con los requisitos de talla mínima, levantando acta de infracción al propietario del trailer que los transportaba e interviniendo la mercancía para ser devuelta por la inspección pesquera al mar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *