La Junta impulsa el uso público de cuatro vías pecuarias del entorno de Marismas del Odiel

Busca favorecer la conexión de peatones y ciclistas con la Reserva de la Biosfera desde Gibraleón y la capital

Imagen del Paraje Marismas del Odiel.

Imagen del Paraje Marismas del Odiel.

La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía interviene en cuatro vías pecuarias del entorno del Paraje Natural Marismas del Odiel para impulsar su conservación y mejora y favorecer, en paralelo, la conexión, en especial de peatones y ciclistas, con la Reserva de la Biosfera desde los términos municipales de Gibraleón y de la capital onubense.

Los trabajos, incluidos en el proyecto de adecuación de infraestructuras verdes de la comunidad autónoma y financiados con fondos europeos a través del Programa de Desarrollo Rural de Andalucía (PDR) han arrancado a principios de junio y se alargarán durante el mes de julio bajo una inversión de 258.160,46 euros, ha informado la Junta en una nota, según han informado a Europa Press desde la Delegación onubense.

La iniciativa abarca a los senderos conocidos como Cañada Real de Ayamonte a Sevilla, Vereda de Pequerillas, Colada del Camino de Valverde y Ramal de la Estación (colada).

En concreto, se acomete, sobre una superficie de alrededor de 13 kilómetros lineales, el perfeccionamiento de los firmes mediante la elevación y el rasanteo con la aportación de 20 centímetros de zahorra artificial y la mejora de puntos bajos con la incorporación de macadán y geotextiles.

Junto a ello, se construyen caños y badenes de hormigón en el cruce de cauces y desagües y se protegen con escolleras aquellos puntos más expuestos a la erosión; todo ello, sin olvidar la señalización y la recuperación paisajística y la restauración vegetal.

USOS TURÍSTICOS Y AMBIENTALES

Estas actuaciones, según ha expresado la delegada territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Josefa González Bayo, se encuadran dentro del plan con el que la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio “trata de rescatar caminos no sólo para su tradicional aprovechamiento agrícola y ganadero, sino también para usos turísticos y de interpretación ambiental”.

“El objetivo es potenciar su papel como corredores ecológicos y puntos de conexión entre distintos espacios protegidos y entre los municipios con sus entornos naturales más próximos”, ha remarcado la delegada.

Las vías pecuarias existentes en el conjunto de Andalucía se denominan, en esta línea, cañadas, cordeles o veredas en función de sus dimensiones. Las primeras tienen una anchura máxima de 75 metros, mientras que los segundos no sobrepasan los 37 metros y las últimas, los 20. En sus aledaños se sitúan, por regla general, abrevaderos, descansaderos y majadas, asociados al tránsito ganadero.

Según recoge el plan de recuperación, la comunidad autónoma de Andalucía cuenta con un patrimonio público de alrededor de 24.000 kilómetros de estos caminos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *