El descenso del precio del crudo marca el valor de la producción de las empresas de la Asociación de Industrias Químicas

Pese al aumento del volumen de la producción en términos agregados, la evolución no fue homogénea entre sectores: la metalurgia del cobre creció un 18%.

informe AIQBE-284is14 informe AIQBE-273El valor de la producción de las industrias asociadas a AIQBE alcanzó los 11.836 millones de euros en 2014, una cifra ligeramente inferior a la del ejercicio anterior. Este descenso no estuvo motivado por un menor volumen de producción en términos agregados, sino por la disminución del precio de las materias primas, principalmente de los derivados del crudo, que llevó a su vez a las empresas a ajustar los precios de ventade sus productos, mostrando así su capacidad para competir en entornos internacionales dinámicos y exigentes. Los asociados de AIQBE lograron reducir nuevamente sus costes operativos y continuaron su apuesta por el mercado exterior, con el consiguiente impacto positivo de ambos factores en términos de competitividad. Además, en 2014 se alcanzaron nuevos y significativos logros en la calidad de los principales parámetros ambientales.

Estos son algunos de los datos recogidos en el Informe Anual de Sostenibilidad de la Asociación de Industrias Químicas, Básicas y Energéticas de Huelva, presentado esta mañana en un acto que ha contado con la participación del Alcalde de Huelva, Gabriel Cruz; el Consejero de Empleo, Empresa y Comercio de la Junta de Andalucía, José Sánchez Maldonado y el Presidente de la FOE, José Luis García-Palacios. También han estado presentes representantes de las administraciones con competencias relacionadas con la actividad de estas empresas; alcaldes de los municipios en los que está implantada la industria onubense; directivos nacionales y locales de las compañías asociadas; empresarios, proveedores y colaboradores de la industria, así como medios de comunicación regionales y locales.

El presidente de AIQBE, Miguel Palacios, destacó que “casi medio siglo de industria básica, química y energética en Huelva deberían servirnos para aprovechar la nueva orientación industrial que ha emergido en la Unión Europea. Una orientación que, sin ninguna duda, ha caracterizado a la Administración Autonómica en los últimos años y estamos convencidos de que será una seña de identidad del nuevo gobierno. Se ha producido un cambio de actitud perceptible, consiguiendo modificar en poco tiempo la inercia de un sistema de preferencias políticas y sociales que no tuvieron a la industria básica en un lugar preeminente.Somos un buen ejemplo de empleo estable y de calidad, la demostración de que la industria extiende sus efectos positivos mucho más allá de la puerta de la fábrica, así como también mostramos que esposible conciliar actividad industrial y calidad ambiental. En definitiva, somos industria sostenible”.

Producción y resultados

El valor de la producción agregada (facturación) de las catorce plantas asociadas a AIQBE fue de 11.836 millones de euros en 2014, un 2,5% inferior a 2013. Aunque la cantidad total producida aumentó, la reducción del precio de las materias primas impulsó a las empresas a ajustar sus precios, dando como resultado un dato agregado de producción menor.

El comportamiento de los diferentes sectores vinculados a AIQBE fue desigual, como corresponde a un enclave industrial diversificado. El mayor ascenso se produjo en el sector de los metales, que alcanzó un incremento del 18%, mientras que los principales descensos estuvieron motivados por el cese en la fabricación de pasta de papel, ante la imposibilidad de asumir el coste de su transporte en largas distancias, y la menor producción de energía eléctrica, como consecuencia de la complicada situación del sector, que obliga a muchas plantas a permanecer inactivas durante buena parte del año.

La distribución sectorial de la producción estuvo encabezada por el refino de petróleo y gas, que representó el 68% del total. La metalurgia del cobre aportó el 15%; los productos químicos básicos, el 13%; los fertilizantes, el 2%; y la energía eléctricay la pasta de papel, el 1% respectivamente.

En cuanto al destino de la producción, más del 25% se vendió fuera de España, confirmando el importante peso de la exportación que se viene concretando año tras año. En algunos casos, como en el dela metalurgia del cobre y delos productos químicos básicos, la exportación supusomás del 50% y el 90% de su producción respectivamente.

Por otro lado, en 2014 se produjo una contención en costes operativos en el conjunto de empresas asociadas, que contribuyó a la mejora del resultado de explotación y del Valor Añadido Bruto, que prácticamente se duplicó con respecto al ejercicio anterior, pasando de 665 a 1.112 millones de euros,superando así los valores alcanzados en 2007, año anterior al inicio de la crisis. En la partida de gastos, el 82% correspondió a materias primas y auxiliares y, de este porcentaje, el 63% se destinó a productos petrolíferos.

Inversiones y empleo

Las inversiones realizadas en 2014 por las empresas de AIQBE fueronde 84 millones de euros, dedicándose casi el 70% a la mejora de los procesos productivos, así como a la protección ambiental (16%) y a la seguridad y salud laboral (12%), lo que refleja el gran compromiso y la apuesta por la calidad en estas industrias.

Desde 2004 la inversión acumulada de las industrias asociadas a AIQBE ha superado los 5.300 millones de euros, poniendo de manifiesto la consolidación del sector como el principal inversor privado en la provincia.

En lo que se refiere al empleo, la cifra total de trabajadores en las empresas de AIQBEaumentó  un 3,3%, situándoseen 4.438 empleados, de los que 2.643 pertenecían a sus plantillas propias  y 1.795 a empresas auxiliares.

Efectos sobre la economía de Huelva

El informe también evalúa los efectos multiplicadores de la actividad productiva de AIQBE en el conjunto de la economía provincial. La suma de los efectos directos, indirectos e inducidos permite medir su impacto total en términos de Valor Añadido Bruto, estimado en 1.504 millones de euros,y en número de empleados, con 9.368 en total.

Las empresas de AIQBE fueron, por otra parte, contribuyentes significativos de las administraciones públicas, a las que aportaron un total de 27 millones de euros. De ellos, el 43% correspondió al Impuesto de Bienes

Inmuebles; el 24% al de Actividades Económicas; el 14% al canon de ocupación de terrenosy el 12% fueronotros impuestos y tasas de los Ayuntamientos de Huelva y Palos de la Frontera.

Comportamiento ambiental

La aplicación de las mejores tecnologías disponibles y la continua inversión en esta área son una constante en las empresas asociadas a AIQBE, consiguiendo una paulatina reducción de su impacto ambiental. Además del cumplimiento de los estrictos límites legales establecidos, cada año se alcanzan logros significativos en la calidad de los principales parámetros ambientales.

Su comportamiento en este terreno fue el siguiente:

Emisiones.-En referencia a los valores analizados en el año 2008 para el conjunto de empresas que integran AIQBE, se ha producido una tendencia general de descenso en relación a las emisiones atmosféricas. En este mismo periodo, las emisiones de óxido de nitrógeno se han reducido en un 52%, las de dióxido de azufre en un 48% y las de partículas en suspensión en un 58%.El dióxido de carbonomarcóen 2014 la tercera menor cifra de los últimos 7 años, con una reducción del 12% respecto a lade 2013.

Vertidos.-La demanda total de agua necesaria para el funcionamiento de las instalaciones sigue bajando año tras año y en 2014 fue de 159 hm3, de los que el 88% procedió del mar. Además, el 38% de las empresas implantaron medidas para un uso más eficiente del agua en los procesos y reducir así el consumo.

Como consecuencia de este empleo de agua en los procesos, se produce un vertido al medio. No obstante, las empresas de AIQBE mantienen un alto compromiso con el cuidado del medio ambiente y han logrado reducir el volumen de vertidos, situándose este en 16,73 hectómetros cúbicos en 2014, por debajo de las cifras de los últimos años. En cuanto a la calidad del vertido, también disminuyó considerablemente en este ejercicio la cantidad de fosfatos, de demanda química de oxígeno y de aportes metálicos, mientras quelos fluoruros aumentaron ligeramente. No obstante, tanto en la cantidad como en la calidad del vertido, los datos se encuentran siempremuy por debajo de los límites autorizados por la Consejería de Medio Ambiente.

Residuos.-Tanto los residuos no peligrosos como los peligrososse redujeron considerablemente el pasado año, un 6,5% y un 10% respectivamente. El 39% del total de los no peligrosos fueron reciclados o recuperados, incorporándose de nuevo a los procesos productivos. La gestión de los residuos por las industrias de AIQBE garantiza su manejo y almacenamiento temporal con los requerimientos exigidos por la legislación.

En el capítulo ambiental también destacanlos 445 millones de euros invertidos por las empresas en los últimos 10 años. En 2014, la inversión en medio ambiente fue de más de 13 millones de euros, con un peso del 16% sobre el total de inversiones realizadas. Por otro lado, el 38% de las empresas de AIQBE implementaron medidas destinadas al ahorro y eficiencia energética, con una inversión adicional de 11 millones de euros, que si bien tiene una repercusión positiva sobre el medio ambiente, esta se considera como inversión en proceso productivo.

No obstante, aunque el consumo de energía eléctrica en los procesos de AIQBE fue similar a los valores alcanzados en 2013, hay que tener en cuenta que ese año ya se logró una reducción del 19% con respecto al ejercicio anterior,

Por último, todos los asociados de AIQBE tienen implantado un sistema de gestión medioambiental, además de poseer diferentes certificados en esta área. El pasado año llevaron a cabo más de 30 actuaciones de carácter medioambiental.

Compromiso social

El 94% de los trabajadores contaba en 2014 con contrato indefinido y se produjo un incremento en el nivel de cualificación (el 86% poseía alguna titulación especializada).El salario promedio fue de 41.699 euros anuales, muy superior a la media nacional.

La formación es una prioridad para las empresas de AIQBE. En 2014 se impartieron más de 170.000 horas de cursos presenciales, así como un total de 1.661 cursos entre presenciales y no presenciales.

Tanto la Asociación como sus asociados a título particular mantuvieron el pasado año una intensa labor en el campo de la responsabilidad social. La implicación en el entorno a través de colaboraciones de tipo cultural, ambiental, educativo, asistencial, social o deportivo se concretó en casi 120 actividades apoyadas bajo la fórmula de patrocinios, donaciones o acuerdos. Cabe destacar la cada vez mayor vinculación con la formación de los jóvenes onubenses en cualquiera de los niveles educativos y especialmente en el universitario. El 53% de las industrias recibieron alumnos en prácticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *