DESDE MI CABINA.
Toledano, ¿asume el mando?
[Paco Morán]

Comienzan los movimientos en el Recre con el nombramiento de Manolo Toledano como secretario técnico. El ex jugador del Recre, ya formaba parte de la secretaría técnica como mano derecha de Iturbe. Sube un peldaño en el escalafón, y en teoría, será el responsable de hacer un equipo completamente nuevo. En función del dinero con el que cuente, y si Iturbe está o no detrás, asumirá desde mañana las negociaciones con jugadores para dar entrada y salida en un mes de julio frenético. Ya vamos tarde.
Que la gente en Huelva aún no está ilusionada por pensar que los dueños son los mismos, es un grito a voces que uno comprueba cada día en mi caminar por la ciudad. Por lo tanto, considero que la única manera de enganchar a la afición, es dándole al equipo una identidad onubense con muchos jugadores de Huelva. Los Alex Zambrano, Bonaque, Álvaro Vega, Naranjo, Aitor García, Fidel…En definitiva, hombres que tal vez puedan volver a ilusionar a los aficionados. Y digo esto, porque intuyo que Toledano no llevará una chequera en el bolsillo para poder firmar lo mejor de la categoría. En lo que no deben equivocarse Toledano o Iturbe, es en el fichaje de los delanteros.
El error cometido la pasada temporada de confiar en un nueve como Braulio que no hizo ni una solo gol, fue muy grave. Sin los quince goles del nueve, el equipo no pasará de media tabla.
Toledano no estará solo. Raúl Molina, Vicente Fuensalida estarán en su equipo. Y espero que Antonio Segovia, un hombre muy valido lamentablemente defenestrado y desaprovechado, esté también dentro. Todos deberían formar un equipo a la vieja usanza de Pepe Rivera. La gran pregunta es: ¿Tendrán al menos dinero para la gasolina de ir a Sevilla para ver partidos?
Porque la pasada temporada, uno de los ojeadores acabó conduciendo un taxi en Marbella. Se tuvo que marchar porque no le pagaban ni el sueldo, ni tan siquiera el dinero para la gasolina de ir a ver partidos.
Esto de la transición real o virtual, como ya he manifestado en otras ocasiones, sólo las hojas de almanaque dirán si estamos ante el mismo perro con distinto collar o todo es nuevo. Yo me apunto al primer supuesto. Y si tengo que rectificar lo haré.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *