50 jóvenes participan en los campos de trabajo del IAJ en la provincia

El director del IAJ ha visitado estas actividades que tienen lugar en los municipios de Cortelazor y Puebla de Guzmán  

Visita Campo de Trabajo Puebla de Guzmán

Campo de Trabajo de IAJ en Puebla de Guzmán.

Los municipios onubenses de Cortelazor y Puebla de Guzmán albergan este verano dos campos de trabajo, organizados por el Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ), en los que participan unos 50 jóvenes andaluces y de otras comunidades autónomas como La Rioja, Canarias Extremadura, País Vasco o Galicia. El director del Instituto Andaluz de la Juventud (IAJ), Raúl Perales, ha visitado ambas actividades, enmarcadas en el Programa de Campos de Trabajo que este organismo celebra en todas las provincias andaluzas, durante los meses de julio y agosto.

En relación con el campo que se desarrolla en Cortelazor, entre los días 12 y 23 de julio, tiene como lema ‘Naturaleza y cultura’. Según ha precisado Perales, los jóvenes voluntarios en esta actividad colaboran en el desarrollo de la Semana Cultural que se celebra en la referida localidad y realizan además una serie de actividades medioambientales como señalización de senderos o restauración de áreas de descanso.

Sobre el campo de trabajo de Puebla de Guzmán, denominado ‘Encuentro entre jóvenes’, tiene lugar entre los días 13 y 24 de julio. El objetivo de esta actividad es que los voluntarios participantes, coordinados por los monitores del campo, planifiquen y pongan en marcha una serie de actividades deportivas destinadas a dinamizar a la juventud del referido municipio.

Unos 400 jóvenes van a participar durante los meses de julio y agosto en las 16 actividades organizadas en toda Andalucía, lo que supone la ocupación de casi la totalidad de las plazas ofertadas por el IAJ a través de este programa. De estos jóvenes, 179 son andaluces; 165 de otras comunidades autónomas y 59 proceden de otros países.

Los campos de trabajo constituyen una forma particular de voluntariado que cuenta con una larga tradición e implantación, a nivel nacional e internacional. Un grupo de jóvenes de diferentes procedencias, de forma voluntaria y desinteresada, se compromete a desarrollar un trabajo que revierte en beneficio de la comunidad o localidad donde se desarrolla el campo.

La mayoría de estas actividades tiene una duración de dos semanas, siendo la realización del proyecto un medio para fomentar valores de convivencia, tolerancia, solidaridad o aprendizaje intercultural.

Las temáticas fundamentales que abordan los campos que se celebran este verano en Andalucía son: medioambiente, intervención social o reconstrucción del patrimonio. Todos los campos están destinados a voluntarios de entre 18 y 30 años, menos el de Padules, en Almería que es para jóvenes de edades comprendidas entre 14 y 17 años.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *