Denuncian la censura de un circo callejero en El Rompido

censura acto en el rompido censura acto en el rompido (1) (1)(Texto: Asociación de Empresarios ATURP-A.V. Río Piedras El Rompido) Dos patrullas de la Policía Local y Guardia Civil intervinieron este jueves pasado para evitar el comienzo de una actuación de “circo callejero” organizada por la ciudadanía en El Rompido. Eran casi las 10 de la noche cuando un pequeño grupo de niños esperaba el comienzo de la actuación en una calle cerrada al tráfico frente a la Ría del Piedras. Dos coches patrulla irrumpieron entonces para impedir el comienzo de la actividad y buscar responsables entre vecinos y turistas que se encontraban en la zona.

Fuentes consultadas revelan que “el ´Circo Callejero´ constituye la respuesta pacífica de El Rompido frente al agresivo desprecio del Ayuntamiento en materia de ocio y cultura”. Vecinos y empresarios locales llevan años ofreciendo, en solitario, la única oferta cultural existente en El Rompido, en colaboración con artistas, profesionales de reconocido prestigio y organizaciones locales. Desde principios de 2014, los vecinos han convertido el Faro Viejo o la céntrica plaza de Las Sirenas en espacios de encuentro para la creación colectiva, transformándolos en recreo cultural de más de 5000 personas durante el último año. Diversos medios de comunicación han recogido experiencias  vecinales como el festival “Flamenco Sol”, las Jornadas Culturales “Seis Sentidos”, “de Primavera” o “de invierno”, y las seis jornadas de arte y cultura de 2014. En ellos la comunidad se ha expresado a través de exposiciones de fotografía y pintura, proyecciones audiovisuales, talleres artísticos, encuentros monográficos, visitas guiadas a ambos faros, conciertos, degustaciones gastronómicas y otros contenidos relacionados con el arte y la cultura.

Avalados por esta experiencia, los vecinos han dado un paso adelante remitiendo un proyecto cultural al Ayuntamiento. Con el proyecto “Bauhaus” han defendido el desarrollo cultural comunitario como una herramienta para la transformación social utilizada con éxito en ciudades como Granollers (Barcelona). Mediante este enfoque “se trabaja creativamente con las comunidades en su propio terreno, en sus propios problemas, a través de la práctica cultural colaborativa, a través de cualquier medio o práctica artística, en función de las necesidades, recursos y características de la comunidad”. Este proyecto, defienden, “permitiría cubrir la necesidad de diversificar la oferta turística, combatiendo la estacionalidad, mejorando la calidad de vida de los vecinos y potenciando la cohesión social, sin apenas coste económico para el Ayuntamiento”.

Sin embargo, se lamentan, “otra vez ha resultado imposible la cooperación con el área de Cultura del Ayuntamiento de Cartaya. Tras dedicar tiempo y recursos a la elaboración del proyecto, valorado positivamente por técnicos, organizaciones sociales, empresas, artistas y otros agentes, sólo hemos obtenido el silencio por respuesta. Si la ignorancia duele más que el rechazo, más duele que primero te ignoren y después te rechacen. Es exactamente lo que hemos sentido cuando, tras decenas de llamadas sin respuesta a la concejala de cultura, hemos tenido que recurrir a una llamada anónima para recibir un lacónico “hay algunos problemas”.

Continúan defendiendo que “siempre hemos abanderado la cooperación como motor de transformación social, pero no podemos seguir poniendo la otra mejilla y permitiendo los abusos de poder de un Ayuntamiento que, sistemáticamente, rompe su palabra con el pueblo”.

Para nosotros resulta doloroso y desconcertante. No comprendemos porqué este Ayuntamiento continúa condenándonos al calvario del silencio administrativo. Sobre todo considerando la multitud de avances sociales que hemos impulsado en cooperación con otras instituciones. Ahí están, por ejemplo, la declaración de Bien de Interés Cultural de la Almadraba por el Parlamento Andaluz; la primeras seis aperturas al público de los Faros de El Rompido, en cooperación con Puertos de Huelva; la resolución del problema de los cortes eléctricos padecidos durante más de 20 años, en cooperación con ENDESA; la retirada de más de 15 toneladas de basura de la Flecha, en cooperación con Medio Ambiente; la celebración de casi una decena de Jornadas Culturales, sin coste para el Ayuntamiento; o, más recientemente, la habilitación de una línea de autobús nocturno Cartaya-El Rompido–Nuevo Portil por parte de Consorcio de Transportes, a petición de la A.V. El Rompido.

Con el lema “reivindicamos cultura a golpe de cultura” iniciamos una serie de actuaciones culturales con el sencillo objetivo de que el Ayuntamiento coopere para el desarrollo cultural en El Rompido. Pero si no nos dan la mano, iremos por delante.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *