VENTANA DEL AIRE.
Modismos para políglotas.
[Juan Andivia]

juan andivia(Texto: Juan Andivia) Hace años que estoy interesado en las expresiones idiomáticas o frases hechas propias de cada lengua, que presentan curiosidades muy divertidas.

Se trata, por lo general, de combinaciones de metáforas e hipérboles que amplían o intensifican, como toda figura retórica, el significado de lo que se quiere destacar: “Caen chuzos de punta”, “cuando las ranas críen pelos”, “estar criando malvas”, “tomarle el pelo a alguien”, “pagar el pato”, “cortar un traje a alguien”, “arrimar el ascua a su sardina”, “buscarle tres pies al gato”, “estirar la pata” y muchas más.

Llover desmesuradamente o “a cántaros” puede decirse en francés “il tombe de cordes” y en inglés “to rain cats and dogs”; o sea, que los chuzos (palos) que amenazaban con herirnos por su contundencia, son cuerdas para los franceses y gatos y perros para los ingleses.

Mientras las ranas españolas no llegarán jamás a ser peludas y esto significará la desesperación, son los dientes de las gallinas los que no crecerán, para los franceses (quand les poules auront des dents) y los cerdos no llegarán a volar, en inglés.

Meter a alguien en una caja o una lata es la traducción (mettre quelqu’ un en boîte) que equivale a nuestro “tomar el pelo” y pagar el pato (cargar con la culpa) es “porter le chapeau” (literalmente, llevar el sombrero).

La sardina que se arrima al fuego se convierte en esa manta que, cuando se comparte, uno tira más hacia su lado, mientras duerme; y los tres pies que se les buscan a nuestros gatos son catorce horas que se les busca al mediodía.

Como puede verse, la imaginación del ser humano es siempre fecunda e inesperada y produce asociaciones sorprendentes.

Claro que no siempre es así, en francés las estrellas que se ven cuando sentimos daño son treinta y seis velas; coger a alguien con las manos en la masa es cogerle con la mano dentro del bolso, el tornillo que falta en la cabeza se convierte en una pieza, el jabón que se unta como adulación es  una pomada, remover Roma con Santiago es remover la tierra y costar un ojo de la cara, tener la mosca detrás de la oreja y otros son prácticamente iguales: En estos casos, la traslación metafórica cambia únicamente de imagen.

Pero la reflexión sería que por qué acudimos a ellas, aunque creo que la respuesta es fácil, ya que así ensanchamos el idioma, hacemos con estos giros que la lengua palpite y sea de todos. Si no, recordemos a Juan de Mairena, el heterónimo de A. Machado, cuando escribía: “Procurad, sobre todo, que no se os muera la lengua viva” y más adelante “Habéis de ahondar en las frases hechas, antes de pretender hacer cosas mejores” .

Pues eso y, así, de camino, aprenderemos a escribir sin usar tanto las comillas.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *