Denuncian que mujeres guardias civiles se ven obligadas a utilizar chalecos antibala de hombres

La Asociación Unificada de la Guardia Civil (AUGC) ha emitido un comunicado en el que denuncia que mujeres guardias civiles de la Comandancia de Ayamonte se ven obligadas a utilizar chalecos antibala de hombres al no haber otros disponibles. Igualmente, denuncian que se han entregado chalecos sólo para el 25% de guardias, con lo que deben compartirlos, de manera que a algunos se les han dado tan solo las fundas, de manera que pidan a otros compañeros las planchas.

La AUGC indica en su nota de prensa que “al no ser el chaleco adecuado al cuerpo femenino, les aprieta en algunas partes del cuerpo, no les deja libertad de movimientos y les causa dolor en el cuello y la espalda”.

“Mientras que en el resto de unidades el chaleco se utiliza el chaleco de acuerdo a los criterios y las normas de seguridad que evalúa el propio guardia civil, dependiendo de la situación y de los acontecimientos, en la compañía de Ayamonte, para mantener unas ordenes del todo punto de vista ilógicas, se agrava más la situación de los guardias civiles”, aclara la AUGC.

Nuevamente AUGC ha presentado “hoy un escrito al coronel jefe de la Comandancia, para que solucione todas estas cuestiones y que se siga haciendo como antes, de las ordenes impartidas por el Oficial de Ayamonte, pero mucho nos tememos, que para salvaguardar una disciplina mal entendida,  para no dar pie a pensar que con una denuncia de AUGC HUELVA se  pueden solucionar los problemas, esta normas no se van a derogar y las mujeres van a seguir utilizando un chaleco de hombres y los que no tengan chaleco, como ahora los tienen otros adjudicados, no tendrán protección”.

DENUNCIAS DE LA AUGC

Esta última denuncia de la AUGC se une a las ya realizadas sobre otras cuestiones que la asociación enumera:

La utilización del guardia de puertas para un sinfin de cometidos, queriendo cubrir tres o cuatro puestos de trabajo, con un solo guardia civil.

La puesta en riesgo de los guardias civiles, por la realización de determinados puntos de identificación que no reúnen las condiciones necesarias.

La inseguridad del guardia de puertas, teniendo que estar con la luz encendida y la persiana levantada y la puerta abierta, poniendo en riesgo su seguridad a pesar de estar en alerta 4.

La falta de protección del dicho guardia por parte de otros guardias o patrullas.

La obligatoriedad de ponerse un chaleco antibalas que no tienes adjudicado y que pasan de mano en mano.

La prohibición de fumar en la puerta de los juzgados de Ayamonte.

La utilización de los móviles, particulares por los guardias civiles, a pesar de que están siendo utilizados en el Puesto de Cartaya, porque  no funcionan las comunicaciones oficiales.

Los calabozos en mal estado y sin cumplir la normativa que los regula y aún así con detenidos todos los días.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *