Una menor salva la vida tras caer desde una altura de casi ocho metros en Bollullos

La rápida actuación y determinación de un guardia civil fuera de servicio fueron decisivas para salvarla

20150722_Auxilio 1_BOLLULLOS

La actuación de un guardia civil, que se encontraba libre de servicio, ha salvado la vida de una menor en Bollullos Par del Condado ya que la niña se había precipitado accidentalmente desde una altura de casi ocho metros.

Según ha informado el Instituto Armado en una nota de prensa, el pasado día 7 de junio sobre las 18,00 horas un guardia civil, libre de servicio y perteneciente al puesto de Bonares, paseaba por la localidad de Bollullos Par del Condado cuando escuchó ruido de cristales y después una persona adulta chillando.

Ante esto, se acercó al lugar y, en la puerta de la vivienda donde escuchó los gritos, se encontraba inconsciente una niña de corta edad ensangrentada tras haber caído de una altura de varios metros atravesando un tragaluz, con su madre desesperada al lado solicitando ayuda.

Así las cosas, “sin dudarlo y ante la gravedad de la escena”, activó los servicios de emergencias médicas a través de una llamada la central de la Guardia Civil 062.

Inmediatamente tomó el pulso a la menor, el cual era muy débil y comprobó que no respiraba al tener la lengua mordida obstruyendo el paso del aire. Por ello, introdujo los dedos en la boca, devolvió la lengua a su posición normal y puso a la menor en posición lateral de seguridad, por lo que empezó a respirar con dificultad tras sangrar por la boca.

Han remarcado que todas las maniobras llevadas a cabo fueron realizadas con extremo cuidado puesto que la pequeña se encontraba inconsciente y sangrando por la nariz y oídos, así como el agente inmovilizó con sus manos el cuello y columna al desconocer las lesiones internas y externas que padecía.

Con la ayuda de vecinos que fueron acudiendo al lugar, el guardia civil fue informando de la gravedad de la situación de la niña, sujetándola entre sus manos hasta la llegada de los servicios de emergencias sanitarias y su posterior evacuación en helicóptero al Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

La menor estuvo en la UCI 20 días, ingresada en planta cuatro días más y fue dada de alta el día 1 de julio, “afortunadamente sin grandes secuelas tras el grave accidente”.

La rápida actuación del Guardia Civil y la práctica de las maniobras correctas fueron “decisivas” para mantener con vida a la niña y no agravar más las lesiones sufridas hasta su atención por personal sanitario especializado, según han confirmado fuentes médicas a la madre de la menor.

Esta afortunada intervención ha sido reconocida por el pleno del Ayuntamiento de Bollullos Par del Condado en la sesión del día 7 de julio, aunque “el mejor reconocimiento que el agente ha recibido es el que la pequeña lo considere como un familiar”.

La familia está “muy agradecida” tanto al pueblo de Bollullos por las muestras de apoyo y afecto recibidas como a la Guardia Civil y la madre de la menor ha remitido al Coronel Jefe de la Comandancia, Ezequiel Romero Guijarro, una carta alabando la actuación del agente.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *