Once años del incendio de Riotinto

La Junta de Andalucía ha invertido 80 millones en la regeneración de la zona

Estado en el que quedó el vehículo donde murieron dos personas.

Estado en el que quedó el vehículo donde murieron dos personas.

La Junta de Andalucía ha invertido unos 80 millones de euros en la regeneración de la zona afectada por el incendio ocurrido el 27 de julio de 2004 en el término de Minas de Riotinto, del cual este lunes se cumplen once años.

Se trata del mayor incendio forestal que ha asolado la provincia de Huelva en los últimos años, que afectó a un perímetro de más de 35.000 hectáreas en seis localidades onubenses, como El Berrocal, Minas de Riotinto, Zalamea La Real, Nerva, Paterna del Campo y Escacena del Campo, y otras cinco de la provincia de Sevilla, Aznácollar, El Castillo de las Guardas, El Garrobo, Gerena y El Madroño y que se saldó con la vida de dos personas que quedaron atrapadas en su vehículo por el fuego.

En declaraciones a Europa Press, la delegada territorial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Josefa González Bayo, ha recordado que el perímetro del incendio alcanzó las 35.000 hectáreas, siendo en total más de 27.800 las hectáreas quemadas, unas 11.181 en la provincia de Huelva y el resto en territorio sevillano.

González Bayo ha precisado que el fuego arrasó zonas de monte público y privado, por lo que se alcanzaron acuerdos con los propietarios de los distintos terrenos para acordar la reforestación. Mientras en Sevilla se llegaron a menos acuerdos al haber más latifundios y por tanto, eran menos propietarios, en Huelva se dio la circunstancia contraria y se firmaron 222 convenios de los 385 totales.

Además, la delegada ha remarcado que se actuó en la zona mediante dos fases: una de emergencia con actuaciones como el arreglo de un pantano o de la flora endémica, entre otras, y otra fase de repoblación mediante la plantación de especies autóctonas de la zona como el alcornoque, el pino, la encina, entre otras, como el matorral bajo.

Tras subrayar los trabajos para restablecer la población arbolada, la introducción de la fauna o la reubicación que se hizo en su día de 9.000 colmenas que se vieron afectadas y después volvieron a su hábitat, ha dejado claro la “preocupación” de la Junta para evitar que un incendio de estas características pueda volver a producirse.

“De las actuaciones más importantes ha sido la creación de cortafuegos para evitar incendios”, ha subrayado la delegada, señalando además la repoblación de la zona. Ha admitido que el paisaje en este terreno “no es el mismo” puesto que había árboles centenarios y los nuevos aún necesitan su tiempo, pero ha insistido en la importancia que desde la Junta se da a la prevención de incendios.

Cabe recordar que el único acusado de haber provocado este incendio, que causó la muerte de F.C.F y L.C.P, que circulaban en ese momento por una carretera cercana, fue declarado inocente ante la falta de pruebas.

Durante el juicio, el letrado defensor del acusado, Francisco Lagares, ya solicitó una sentencia absolutoria para su cliente, ya que consideró que cuando se produjo el fuego “hubo prisas” para encontrar a un culpable, indicando además que de todos los testigos “nadie manifestó haberlo visto en los focos del incendio y dicen de forma espontánea que éste no tuvo nada que ver”.

En este sentido, aseguró que todas las pruebas testificales confirman que su cliente “no sólo no fue autor de los hechos sino que no pudo serlo porque estaba en casa cuando se produjeron los distintos focos del incendio”.

CONSECUENCIAS “INCALCULABLES”
Según el escrito de la Fiscalía, las consecuencias ecológicas fueron “incalculables”, ya que se perdieron los hábitat de muchas especies autóctonas, tales como el eucalipto, el pino mediterráneo, la encina y el alcornoque. Igualmente, resultaron afectadas diversas especies animales como el jabalí, el ciervo y el zorro, ascendiendo los gastos de extinción a 1,9 millones de euros.

El informe explica que los tres primeros focos del incendio pudieron ser controlados rápidamente, excepto el cuarto, provocado en el pinar del camino posterior de la barriada Los Cantos, que se extendió, resultando afectados los citados términos municipales onubenses y sevillanos.

PETICIÓN DE ECOLOGISTAS
Por su parte, el portavoz de Plataforma ‘Fuegos nunca más’ y miembros de Ecologistas en Acción, Juan Romero, ha recordado con “tristeza” el que ha catalogado como el “tercer incendio” respecto a superficie quemada de España en los últimos 40 años.

En este sentido, Romero ha reclamado que “no se olvide” este incendio, ya que, según el ecologista, se trata de un asunto en el que “vamos a pasar página once años después sin realmente conocer quién quemó el monte, ni las causas y sin poder hacer justicia”.

En este sentido, ha recordado que se sembraron muchos árboles en la zona pero “no se ha dado seguimiento” a esta actuación puesto que “muchos no agarraron”. Por tanto, ha demandado que se haga una continuidad para ver cuántos han agarrado y cuántos no, “porque el 60 por ciento de los sembrados no lo han hecho”.

Asimismo, Romero ha insistido en que en la actualidad la cooperativa del corcho en El Berrocal sufre una “gran crisis” porque “no cuentan con materia prima –alcornoque–“.

En definitiva, ha solicitado más inversiones para sembrar más árboles, lo que “crearía empleo”, al tiempo que ha subrayado que “es más barato prevenir que extinguir incendios” y de ahí, la importancia de la prevención en esta materia.

One Response to Once años del incendio de Riotinto

  1. ¡Lo que hay que leer, el eucalipto, una especie autóctona!

    Verdaderamente lamentable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *