Gran éxito de la exposición ‘Cuatro miradas’ en Ayamonte

z6. carlos tavora. z1 sanchez ruda. z5(Texto: José Luis Rúa) La Sala de las Tinajas del Centro Cultural Casa Grande de Ayamonte acoge estos días una exposición de pintura, cuya característica fundamental es la amistad que une a sus componentes. Cuatro amigos a través del tiempo, cuatro compañeros de promoción y de caballete en el aula, y cuatro estilos diferentes que han sido capaces de poner nombre a esta muestra que les une “Cuatro Miradas”.

Hemos podido apreciar a lo largo de estos días como desfilaba la gente atraída por una muestra un tanto personal. Hay que reconocer, igualmente, que los autores mantienen su personal estilo, su manera de definir la obra y las distancias en los conceptos creativos. Quizás esa sea la razón que da un sello de personalidad al conjunto de la exposición, dado que sabe mantener la distancia con el concepto que se tiene en muchos casos, de las distintas exposiciones de autores locales a lo largo del año.

Si Carlos Távora, sevillano el, se dedica a la restauración y se vuelca con su negocio de compra venta de arte, sabe poner su sello personal mostrándose básicamente abstracto y experimentado mucho más con cada una de sus obras. Como me chivatean al oído, busca nuevas sensaciones. Rocío Romero, huelvana, por su parte actúa a diario como empresaria, alejada de la vida del óleo y el pincel, pero sin embargo no le pierde el rastro a sus orígenes, por eso cuando se sitúa frente al lienzo se muestra más detallista, de pincelada corta y color pastel y se familiariza con el formato más pequeño. Nieves Toribio, de Camas, como los grandes, nos sorprende con su trabajo de diseñadora de joyas y quizás esa sea la razón por la que transforma los colores y la composición en una joya más de su colección particular. Figurativa, realista y de tendencia clásica en la temática, el paisaje y la figura. Y finalmente Carmen Sánchez Ruda, la restauradora afincada en lo alto de la Villa de Ayamonte, desde donde se bebe todos los atardeceres de cada día y donde se impregna de ese colorido que luego plasma con suma delicadeza en el soporte que más a mano tenga. Carmen es más realista, más figurativa, de amplia temática, como si buscará una tendencia concreta. Atraída por el blanco y el crema, hace juegos malabares con ellos y concreta su trabajo con nota alta.

Si el día de la inauguración la sala parecía el horno donde se preparaban las buenas obras, los visitantes de todos estos días lo han tenido que sufrir con el mismo estoicismo. Pero la satisfacción de haber disfrutado de una magnífica exposición, compensa. De este modo es como la concejalía de cultura se enorgullece de mostrar el amplio plantel de artistas que a lo largo del año pasan no solo por esta sala, sino por Casa en general.

Y a buen seguro que este primer encuentro de “ Cuatro miradas”, va a ser el inicio de una larga agenda de exposiciones conjuntas que les mantenga encendida la llama de la amistad, del trabajo y de este arte de armonizar cada cual a su manera, el color, la forma y la composición. A buen seguro que en próximas fechas con estos u otros trabajos, podremos recrearnos en salas de Huelva y Sevilla. Y es que este proyecto colectivo de artistas viene avalado por algo muy superior, la amistad. Pues allí estaremos próximamente, en Huelva capital, pero hoy seguimos disfrutando en Ayamonte de estas cuatro maneras de definir la pintura, a través de “Cuatro miradas”.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *