Morante de la Puebla: “Me siento como un lince, en peligro de extinción”

morante de la puebla con niños en Huelva eee morante de la puebla con niños en Huelva 374 (Texto: Plaza de Toros de Huelva)  Morante es un genio. En la plaza y fuera de ella. Porque sólo a un genio se le ocurre acudir a su cita con un montón de niños que le esperaban expectantes disfrazado de lince ibérico y explicarlo así: “Como venía a estar con los niños, pensé en hacer algo que les sorprendiera y les arrancara una sonrisa”.

O así también: “El lince ibérico es un animal en peligro de extinción y me siento un artista en peligro de extinción ante tanto ataque a la Tauromaquia”. Una llamada de atención en toda regla. Dicho y hecho en el idioma del público que le esperaba en Huelva, los niños, pero con un fondo para todo aquél que lo quiera entender.

Pero también en la forma, en este tiempo de amenazas diarias al toreo que siguen recibiendo una respuesta demasiado débil y demasiado hacia adentro por parte de todos los sectores de este espectáculo que es el segundo de masas en España. A nadie pasará desapercibido cómo Morante ha alzado la voz en Huelva en un acto, precisamente, que pretendía decir que ya está bien de coartar libertades y de imponer qué tiene que gustarle y qué no, en este caso, a los niños. Su puesta en escena es una forma de romper las barreras de las puertas hacia adentro como se siguen haciendo las cosas desde la Fiesta. Y como iba a un encuentro con niños, Morante de la Puebla utilizó su lenguaje. Para quien quiera entenderlo…

Y tras sorprender y entusiasmar a las cientos de personas que abarrotaban la Plaza de las Monjas de Huelva, el torero de La Puebla del Río se puso a pintar junto a sus cómplices de esta acción una gran pancarta diseñada por la empresa onubense Arte y Publicidad Huelva con el lema Sí a los niños en los toros. Un lienzo de ocho metros de ancho por tres de alto que lucirá cada día de Colombinas sobre el ruedo de La Merced en los prolegómenos de los festejos taurinos. A ellos se unieron también varios artistas de otras disciplinas diferentes al toreo, que le dieron un importante respaldo así a la cita y a su mensaje. Entre ellos, los cantaores Arcángel, Argentina, Jeromo Segura y Sebastián Cruz, y el pintor Álex. También el novillero Alejandro Conquero, a pocos días de su paseíllo en La Merced. Todos ellos hicieron sus aportaciones a la pancarta y ayudaron a pintarla. Eran tantas manos que la empresa quedó pronto cumplida, tras lo que, otra vez, como ya había ocurrido al principio, los niños y niñas de Huelva rompieron todos los protocolos previstos para fundirse con su ídolo: un torero. Y el torero respondió a la altura del ídolo, pero del que no pierde los pies de la tierra y sabe de la importancia de estar cerca de la gente y, sobre todo, de quienes encarnan el futuro de todo lo que somos. Todos ellos pertrechados con sus capotitos y muletas. Con los ojos abiertos como platos, la expresión fascinada e incansables en el intento por tener la foto o la firma de Morante.

Empeño cumplido, pues. Los niños y niñas de Huelva, convertidos en los protagonistas y en los destinatarios del acontecimiento. Y una figura del toreo revestida de niño para no perder nunca la perspectiva real de lo que es la Fiesta: patrimonio del pueblo. Y en ello estriba su presente y su futuro frente a tanta amenaza orquestada y falseada. Bajo su disfraz de lince ibérico, Morante de la Puebla portaba una gran, limpia y sincera sonrisa de la que no se desprendió en ningún momento. Su sorpresa, su compromiso para con esta cita y su cercanía ya son parte del patrimonio de todos los que la vivieron. Sobre todo, de todos esos pequeños y pequeñas que volvían a casa poco a poco, sin prisa, con las manos manchadas de pintura y la mirada más resplandecientes aún. Es normal: acababan de tener al alcance de su ilusión a un verdadero genio.

(Crónica publicada por la web de la plaza de toros de Huelva)

2 Responses to Morante de la Puebla: “Me siento como un lince, en peligro de extinción”

  1. El “matador de toros” Morante de La Puebla se autodefine como “lince ibérico en peligro de extinción”. De pena su exposición y de quien le sugirieron tal comparación. Sr. Morante,el lince es un animal (?), su forma de vivir es matar para comer (?), no utiliza artimañas salvajes para debilitar su presa (?), le repito, su alimento, tanto el lince como sus presas, actúan en espacios libres,amplios y sin ventaja artificial ninguna (?), su recompensa es alimentarse con la presa sin otro fin, ahí no conocen el dinero (?), su forma de actuar es para sobrevivir, no para vivir de sus presas (?),……Sr. Morante de La Puebla,otros ” profesionales matadores” y “vividores” de la llamada Fiesta, tendrán mucho apoyo de aficionados, medios de comunicación y cuanto quiera, pero hoy, en el i icio del siglo XXI, lo que ustedes defienden es torturar animales encerados y animar a que los niños vean “semejante arte” es para mi una indecencia moral.

  2. Asesinar, si se hace con arte, nunca fue delito!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *