Las generaciones poéticas onubenses II: Roque Barcia, Poema a El Tajo

roque barcia(Texto: Rafael Núñez Rodríguez y Alejandro V. Bellido) En la segunda entrega queremos recordar la obra de un onubense que tuvo un papel fundamental en la historia del siglo XIX español.  Colaboró en los periódicos de mayor importancia nacional, faceta que todavía es desconocida. La figura de Roque Barcia tiene varias facetas distintas pensador, literato y lexicógrafo. Sin embargo, llama la atención la falta de interés de las instituciones onubenses por impulsar una edición de sus obras completas.

Su Diccionario Etimológico ha sido el trabajo que más atención de la crítica ha recibido. Ello lo podemos saber tan sólo echando un vistazo a la producción científica alrededor de su obra. Sólo se ha realizado una tesis doctoral sobre Roque Barcia. No obstante, quien más entusiasmo le ha dedicado al estudio, difusión de la obra y vida de Roque Barcia, no ha sido un académico, más bien un entusiasta vocacional. Antonio Carmona ha escrito numerosos artículos en el periódico La Higuerita de Isla Cristina. Además, Carmona fundó Roque Barcia ediciones y un blog en internet donde dispone todas las aproximaciones a la obra y vida del autor. En este artículo vamos a ocuparnos de su faceta como poeta.

En 1846 Roque Barcia publicó en Madrid una obra llamada ¡El dos de Mayo! Drama original en cuatro actos, dividido en dos cuatros. La impresión corrió a cargo de la imprenta de la Sociedad de Operarios del mismo arte, en la calle del factor, número 8. Esta obra corresponde a un género teatral de tema patriótico. Para incentivar su lectura dejaremos la escena XI, puesto en boca de Velarde:

Velarde.

Regirá la ley del sable

hace un momento me dijo: oh! Si, si: su triunfo es fijo:

nuestro mal irreparable.

Vendida á extranjero bando

la que fue tan soberana,

tal vez gemirá mañana

el propio hogar mendigando.

Y ese sol que vieron otros

en el oriente español…

ya no espedirá ese sol

sus luces para nosotros.

Pero ¿la nación del Cid

besará su nombre el pie?…

Protesto al mundo que fué

vencida en traidora lid.

Yo protesto que ese hombre

no venció á la España, no.

A la España dije? ¡oh!

Tal vez perderÁ este nombre!

Pronto de ese nombre el eco

sonará quizá en mi oído,

como el lánguido gemido

que se confunde en un hueco!

Y arrostrando traba agena…

sin códigos, sin historia…

se perderá su memoria

al rumor de la cadena!

La Poesía a El Tajo fue publicado en Lisboa en 1867 por la Typográfica Franco- Portuguesa con 70 páginas buena parte de ellas, la ocupan una Advertencia de José Sánchez Peralta fechada 23 de Noviembre de 1866 en Lisboa. Por otra parte,  la introducción a cargo de José Benedicto de Salcedo firmada en Londres el 29 de octubre de 1866. Según se advierte, este poema fue publicado en La Ilustración ultramarina en Londres. Por ello debió estar terminado antes de 1866. El tono del poema es elevado, propio de la poesía romántica. La voz poética se sumerge en la naturaleza en búsqueda de si misma y de Dios. Por ello, en la introducción se dice: Divisábamos en esta poesía un espíritu nuevo, una creación escondida, la luz sin luz y la sombra sin sombra de que el autor habla, y en cierto miedo respetuoso hizo que la pluma cayera en nuestras manos. En resumen, se trata de un poema extenso, influido por la poesía romántica de su tiempo y que busca en la naturaleza la presencia de Dios y del espíritu humano. Debemos tener en cuenta que Roque Barcia tuvo que cruzar la frontera por razones políticas. Al igual que los exiliados en Londres a los que iba dirigido el poema.

En definitiva, la obra de Roque Barcia todavía esconde muchos secretos que aprovechar para la historia de nuestra literatura. Ojala un día alguna institución se preste a financiar la publicación de su obra completa.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *