Las generaciones poéticas onubenses: Rogelio Buendía, ¿poeta del 27?

Rogelio Buendía(Texto: Rafael Núñez Rodríguez y Alejandro V. Bellido) La literatura onubense tiene un gran nombre después de Juan Ramón Jiménez, ese es Rogelio Buendía. Nacido en 1891, médico y uno de esos intelectuales que frecuentaban los círculos poéticos del 27. Su mujer es otra de las escritoras imprescindibles de nuestras letras, Maria Luisa de Vargas.  Si bien Manuel Moya (2015) lo sitúa como un poeta modernista. José María Barrera López (1995) en su libro Obra poética de Vanguardia se esfuerza en demostrar que fue miembro de pleno derecho de la Generación del 27. Al igual que Uberto Stabile (2006: 43- 45) que lo recoge como escritor ultraísta, perteneciente a la generación del 27. Los poemarios que destaca

Moya de Buendía son: Nácares de 1916, La rueda de color de 1923, Guía de jardines de 1928 y Naufragio en tres cuerdas de guitarra de 1928.

Colaboró en multitud de revistas de la época, entre ellas: Cosmópolis, Cervantes, La Pluma, España, La Libertad y la más significativa, la sevillana Grecia. Precisamente en otro artículo el profesor Barrera (2002: 56) dice de la revista Grecia que “puede considerarse el centro del corpus ultraísta”. Rogelio Buendía fue incluido por la revista francesa Intentions en 1924 en una antología junto a poetas como Dámaso Alonso, Bergamín, Chabás o Gerardo Diego entre otros. Al igual que José María Souvirón que lo incluyó en su Antología de poetas españoles contemporáneos. Estos tres datos sirvan para dar cuenta del impacto que tuvo su poesía en las antologías de la época. A principios de los años noventa del siglo XX, su figura desapareció de las antologías. Siendo postergado a lo que llamó Barrera López (1995: 17) “los olvidos y marginaciones del 27”. Victor García de la Concha (1996) explicó que Gerardo Diego no incluyó a Buendía en la Antología de 1932, que se consideró fundacional de la generación del 27, ni tampoco en la de Federico de Onís. Citando textualmente a De la Concha: “Sorprendentemente sobre todo esto último por cuanto en ella se enfatiza el carácter ultraísta de la poesía de los años veinte y todos coincidían en ver a Buendía como el persistente ultraísta”.  De esta manera se entiende cómo y porqué Rogelio Buendía quedó excluido del canon del 27 para algunos. Sin embargo, no se puede reducir la formación de un canon literario a dos excepciones, puesto que convivió con los poetas del 27 en numerosas publicaciones, creemos que revisar este tipo de cuestiones puede poner de nuevo a Rogelio Buendía en el lugar justo y merecido dentro de las letras hispánicas. El problema que subyace en esta cuestión es la formación de un canon y el método generacional como forma de agrupar escritores y poetas, pero esa discusiones no nos interesan en estos breves artículos.

La mayor parte de su obra, salvo honrosas excepciones, no ha sido editada. El paso del tiempo parece haber distorsionado la figura de un escritor que en su momento formó parte de la gran literatura, pero su nombre se fue diluyendo en el presente. Si historiar y contar es humanizar el tiempo, quizá valga la pena algún esfuerzo por recordar su obra y ponerla de nuevo al servicio del lector. En su contra, quizá, tenga que es difícil de catalogar, según Barrera López (1995: 17). Veamos un poema del autor dedicado a nuestra provincia para que el lector se pueda hacer una idea de cómo era la poesía del autor que nos ocupa.

HUELVA

Huelva es la blanca gaviota que ríe

dando su risa andaluza a la brisa

y en el berilo del mar se deslíe

en una blanca y eterna sonrisa.

Huelva es la inmensa corona de pinos

que hace horizontes de grácil estética,

mar de crepúsculos, aire, argentinos

sones, ciudad progresiva y poética.

Junto al ruido banal de sus rúas,

junto al chirrido industrial de sus grúas,

tiene el ambiente y el sol de la Bética…

Huelva es la ría que ríe, es la ría

junto a la playa dorada de Umbría…

¡Huelva, Ciudad progresiva y poética!

El último verso del poema sin duda es el más acertado de todos. La ciudad de Huelva y su provincia como hemos estado explicando en los artículos anteriores y seguiremos mostrando, ha sido una ciudad de continuos movimientos y progresos literarios. Quizá sea ese ambiente tan cargado de contrastes y abundante buen tiempo. La provincia de Huelva ha gozado de buena literatura y todavía le queda mucho que aportar a las letras hispánicas. Sigan leyendo estos artículos y se lo mostraremos.

OBRAS CONSULTADAS:

BARRERA, José María, (1987): El ultraísmo de Sevilla (Historia y textos), Sevilla, Alfar,  pp. 92-117.

—— (1995): Obra poética de vanguardia, Rogelio Buendía, Huelva, Diputación de Huelva.

——(2002): “Revisión de Grecia en la vanguardia”, Monteagudo, 3º epoca– nº7. 2002, pp. 45-56.
DÍEZ UREÑA, Martín Armando, (1978): Vida y obra de Rogelio Buendía, Córdoba.

GARCÍA DE LA CONCHA, Víctor, (1996): “Obra poética de vanguardia de Rogelio Buendía”, en Abc Cultural, 218, 5-I-1996, 8.  Consultado el 6/9/2015: http://hemeroteca.abc.es/detalle.stm

MOYA, Manuel, (20015): “Huelva de la insularidad al éxtasis”, en La Isla de la Sed, Consultado el 6/9/2015: http://laisladelased.blogspot.com.es/2015/08/huelva-de-la-insularidad-al-extasis.html

SÁEZ DELGADO, Antonio, (2000): Órficos y ultraístas. Portugal y España en el diálogo de las primeras vanguardias literarias (1915-1925), Mérida, Editora Regional de Extremadura, pp. 339-408.

STABILE, Uberto. (2006): Diccionario literario de Huelva: Catálogo de obras y autores literarios de Huelva y provincia, del siglo XVI al XXI, Huelva, Diputación de Huelva.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *