Pedro Castillo Arteta: 500 días como director del Festival de Cine

"Para consolidar el Festival hacen falta otros 500 días más, como mínimo"

Pedro Castillo Arteta, director del festival de cine de HuelvaPedro Castillo Arteta es director del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva desde el 1 de mayo de 2014. Cumple 500 días en el cargo y nos interesa conocer sobre todo al personaje, sus vivencias y el Festival de Cine que dirige.

¿Por qué fue nombrado director del Festival?

Porque el Patronato llevaba tiempo buscando un nuevo director. Los cargos no son para toda la vida. El anterior director llevaba 8 años y se planteó un cambio que sacara al Festival de su estancamiento y retroceso.

¿Cuál es su experiencia profesional?

30 años dan para mucho. Soy licenciado en Comunicación en Navarra. Con 18 años, ya trabajaba en prensa y radio. En Radio Nacional me encargaba de la información cultural y del cine. Después también en Televisión Española. Fui presentador de televisión de programas culturales y de cine, también de informativos. A los 33 años de edad asumí la dirección de los proyectos audiovisuales del grupo Vocento. He participado en la dirección y producción de numerosas obras televisivas y cinematográficas.

¿Lo mejor y peor que recuerda de su carrera profesional?

Lo mejor, las múltiples experiencias que he vivido en el  cine, la televisión y la comunicación por todo el mundo. He viajado mucho por todos los continentes.

Lo peor, cuando ETA asesinó a mi compañero, director financiero en San Sebastián, Santi Oleaga. Toda esa etapa de terrorismo desde 1978 hasta la actualidad me ha tocado vivirla muy intensamente. He visto demasiados asesinados y vivido situaciones al límite, con protección de escoltas incluido. La historia es pasado. Pero la historia no debe olvidarse. Tengo opiniones muy claras sobre este asunto, que algún día las haré públicas.

Esto que cuenta es muy duro. Usted nació en Pamplona, pero vive en San Sebastián.

Sí, nací en Pamplona. Lo mejor de aquella época fue mi educación. Tuve la fortuna de recibir excelente formación. Mis padres se dedicaban al sector de la moda textil. Hilaban fino sus creaciones. De ellos aprendí que, en esta vida, hay que hilar fino como un buen sastre, en todo lo que hagas. Mi padre también trabajó en el sector de la exhibición cinematográfica. De ellos he aprendido mucho y lo sigo haciendo. Ahora vivo entre San Sebastián los fines de semana, Madrid y Huelva. En la ciudad onubense estoy muy a menudo.

¿500 días son suficientes para consolidar un mejor festival?

Para consolidarlo hacen falta otros 500 días más, como mínimo. Los ya transcurridos nos ha permitido mejorar notablemente la pasada 40 edición y afrontar nuevas mejorías para la 41 próxima.

¿Qué se mejoró en la última 40 edición de aniversario?

La calidad de las películas, los criterios de programación, la asistencia de más estrellas del cine, el récord de asistencia de público y la conquista de la calle para acercar el Festival a la ciudadanía.

¿Y qué prevé que mejore en la próxima 41 edición?

Conquistar más calles de la ciudad con luz y transparencia, que atraiga a más ciudadanos al Festival. La consolidación de una mejor cinematografía y secciones. El crecimiento notable de más patrocinadores privados.

¿Cómo fue su nombramiento hace 500 días?

Transparente y de total consenso entre los patronos. Llegué el 1 de mayo, el día de los trabajadores y por lo tanto me está tocando trabajar infinidad de horas sin descanso. Es el destino. A los pocos días me encontré con El Rocío y me impactó. Conozco Huelva bastante bien desde hace 30 años y el Rocío es algo especial.

¿Pero cómo llegó a Huelva desde los Pirineos y el mar Cantábrico?

Jesús España y Agustín Samaniego son los que me convencieron para que me moviera de San Sebastián y afrontara la reconversión del Festival. Manolo Remesal (PP) y Elena Tobar (PSOE) fueron pilares importantes para conseguir los buenos resultados de la 40 edición, en tan poco tiempo de gestión. Todos los otros miembros del patronato: Guadalupe, Vicente, Ángel, Carmen me recibieron sin excepción alguna con gran humanidad y profesionalidad.

¿Por qué tuvo tan poco tiempo para gestionar la pasada 40 edición?

Porque no dispuse de un año entero para prepararlo. Imperó la humanidad del Patronato que prefirió respetar el fin de contrato de alta dirección firmado por el anterior director, que vencía el 30 de abril de 2014. Cuando llegué, el Festival estaba parado y tuve que ponerlo en marcha en unos 100 días hábiles de trabajo. Aun así, los resultados fueron óptimos.

¿Después de las elecciones políticas de mayo, ha podido reunirse con los nuevos miembros del Patronato?

Todavía no oficialmente, porque no todos están nombrados. En estos tres meses he podido hablar más detenidamente con el nuevo alcalde, Gabriel Cruz, el vicepresidente  de Diputación, Pepe Fernández, el concejal Ruperto Gallardo, y el consejero de la Junta José Fiscal. Con los demás tengo previsto reunirme en breve.

¿Qué fue lo mejor y lo peor de la pasada 40 edición?

Lo mejor, el crecimiento de la participación ciudadana en el Festival y la positiva imagen exterior que proyectamos hacia España e Iberoamérica.

Lo peor, y consecuencia de la novedad y los cambios, algunas leves tensiones innecesarias, que no trascendieron y que afortunadamente ya no volverán a suceder en la próxima edición.

¿Y lo mejor y peor que pueda predecir para la 41 del próximo mes de noviembre?

Lo mejor, sin duda, que este año el Festival superará en casi todo al anterior.

Lo peor, que desde hace más de un año teníamos apalabrada una exposición de grandes fotografías de cine para instalar en la calle Gran Vía, organizada por Acción Cultural Española. Sin embargo, esta exposición se va a instalar en los Festivales de San Sebastián y Sevilla, dejando fuera a Huelva a pesar del compromiso verbal existente. No se ha respetado la palabra, a pesar de que existe la posibilidad de solucionarlo programando septiembre en San Sebastián, octubre en Huelva y noviembre en Sevilla. Son consecuencias de la mala planificación en fechas de Festivales que se han incorporado bastante más tarde al panorama nacional.

¿El Festival de Huelva se siente perjudicado en algunos aspectos?

Sin duda. La exposición comentada es un ejemplo. Y en temas cinematográficos también. En casi una década, no se supo defender a Huelva como merece y ha provocado que el Festival onubense haya perdido puestos en el ranking nacional de festivales.

¿Está criticando al anterior equipo de dirección?

Para nada. Todos tienen mis respetos en su gestión profesional y en lo personal. Al anterior director lo conozco desde hace muchos años. Pero me sorprendió  que demandara judicialmente al Festival por temas que no conozco bien,  ni me interesan ya. Solo sé que esa acción desmedida, que el Festival ha ganado en los tribunales, ha ocasionado para este año 2015 gastos extraordinarios de varios miles de euros, que en nada beneficia a la muestra onubense.

¿Cómo son las relaciones con los festivales más importantes de España?

He encontrado facilidad y gran aceptación para colaborar en los festivales de Málaga, Valladolid y Gijón. Deseo y espero que con los de San Sebastián, Sevilla y Sitges, podamos abrir nuevos caminos durante este año.

¿En Huelva y su provincia se habrá encontrado sinergias positivas?

Sinergias muy positivas que empezaron la primera semana de llegar. Primero con la clase política, con la cantante  Argentina y Luismi como anécdota, la primera entrevista con Elena Llompart, con la vida cultural de Huelva, con los gestores de las universidades, los pueblos de la provincia, los patrocinadores, los directores y periodistas de medios de comunicación y la ciudadanía en general. Huelva es sobre todo amabilidad a raudales.

¿Y se ha encontrado algo negativo en Huelva?

Algo negativo expresamente no. En ocasiones echo en falta más decisión a la hora de innovar y a veces una tendencia social a ver las cosas más con la botella medio vacía, que con la botella medio llena. El positivismo es clave importante de los éxitos.

¿En su opinión, cuál sería el reto más importante de la ciudadanía de Huelva?

Sin duda, creer más en su potencial económico, industrial, comercial, turístico y cultural. Y valorar y defender con más ímpetu la identidad y los valores propios de los onubenses, más allá de lo tradicional.

¿El sector local apoya lo suficiente al Festival?

El sector político sin duda, pero deberá afrontar cuando sea posible una mayor financiación pública, que permita que el festival recupere su posición en el ranking de festivales en España. El apoyo del sector comercial e industrial como patrocinadores va mejorando en este año 2015, pero todavía no es suficiente. Todas las  universidades de Huelva se han volcado positivamente con el Festival. Algunos medios de comunicación, y sobre todo algunas agencias de publicidad, deberían de apoyar más.

¿Entonces, está contento con el Festival y con Huelva?

Contento es poco. Estoy feliz. De bien nacido es ser agradecido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *