Pérez Viguera subraya las actuaciones del Seprona para evitar el marisqueo ilegal

El subdelegado del Gobierno en Huelva, Enrique Pérez Viguera, ha mostrado este martes su “respeto absoluto” a la decisión de las asociaciones de mariscadores de Nueva Umbría y Ayamonte de denunciar a la Subdelegación del Gobierno y la Consejería de Agricultura y Pesca de la Junta de Andalucía por “la permisividad” con el marisqueo ilegal, pero ha dejado claro que no comparte los criterios que alegan las asociaciones por los datos de las actuaciones del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil.

A preguntas de los periodistas en Isla Cristina, Pérez Viguera ha remarcado que respeta la postura del sector pero ha recordado las actuaciones emprendidas por el Seprona para evitar el marisqueo ilegal.

En esta misma línea, el subdelegado ha recordado que la competencia en materia de marisqueo es de la Junta de Andalucía, señalando que la entonces consejera de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Elena Víboras, constituyó la mesa de trabajo para afianzar la labor de todas las administraciones competentes en la materia de lucha contra el furtivismo. Pérez Viguera ha indicado que dicha mesa se puso en marcha a petición del sector.

De otro lado, ha remarcado que “no comparte” el argumento de las asociaciones contra la Subdelegación del Gobierno puesto que los datos de las actuaciones del Seprona, en colaboración con la Junta de Andalucía, demuestran, a su juicio, la actuación contra el marisqueo ilegal, al tiempo que ha puesto en valor el trabajo de la Guardia Civil para evitar la comercialización del marisco en tiempo de veda. Todo, según ha enfatizado, con el fin de dar “una respuesta adecuada” en pro del sector y de la salud ciudadana.

One Response to Pérez Viguera subraya las actuaciones del Seprona para evitar el marisqueo ilegal

  1. Ja, ja,ja.¡Qué risa me da cuando me río! Durante todo el verano he visto a cientos de personas cogiendo coquinas en cada bajamar en la playa de La Antilla sin importarle a nadie si tenían o no toxinas, sin que les preocupara la salud de la gente ni el perjuicio para los mariscadores. No he visto durante todo este tiempo a nadie informando sobre la prohibición de coger coquinas. Eso sí, se han gastado un buen dinero en folletos, trípticos de una calidad extraordinaria, que no creo que hiciera falta tanto – con poner unos pocos jóvenes recorriendo la playa e informando hubiera sido suficiente y seles hubiera dado trabajo -. Y también he visto cómo miembros de la policía local le requisaban a un mariscador en la puerta de un conocido supermercado el producto de horas metido en el agua para ganarse unos pocos euros porque, a diferencia de los cientos de mariscadores ocasionales pero diarios, ¿éste puede atentar contra la salud pública?
    ¡Vamos hombre!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *