‘Cajas de biodiversidad’ erradica las plagas de procesionaria y mosquitos en el entorno de Doñana

IMG-20150921-WA0031El Foro para la Defensa y Conservación de la Dehesa, ENCINAL, sigue avanzando en su lucha contra la seca del encinar y las plagas que afectan a las masas de encinas, pinos y alcornoques de la Península Ibérica y, muy especialmente, las situadas en el entorno de Doñana. Tras tres años de la puesta en marcha del Proyecto Cajas de Biodiversidad, los técnicos especializados han comprobado que este método preventivo y de control biológico de plagas ha obtenido óptimos resultados en la zona intervenida en el Cámping Doñana, donde se ha comprobado sobre el terreno que la procesionaria del pino y el mosquito han dejado de ser un problema en los dos últimos años.

Según los datos obtenidos por el equipo técnico, el Proyecto Cajas de Biodiversidad   está siendo vital para proteger la masa arbórea de Doñana, entre la que destacan las conocidas Pajareras, alcornoques centenarios en los que nidifican aves propias del parque y que estaban en pésimo estado debido a la acción de las propias aves, y a otros factores entre los que puede citarse la Seca del Encinar.

A la vista de estos resultados, se demuestra una vez más la eficacia de esta experiencia pionera que desde hace unos años viene desarrollando el Foro en una serie de fincas piloto, gracias a la participación de sus propietarios, con las llamadas cajas de biodiversidad, un sistema totalmente natural y en el que sólo intervienen especies animales autóctonas que contribuyen a equilibrar la acción de los patógenos que afectan a las encinas y alcornoques.

Este método, que fue patentado por Francisco Volante, como técnico de ENCINAL, consiste en instalar una serie de cajas de biodiversidad en las que se crían ciertas especies de aves, murciélagos y arañas (depredadores naturales de las plagas), así como abejas que ayudan en la polinización. Desde que puso en marcha esta técnica, Volante fue observando cómo las encinas en las que ubicaba los nidos recuperaban el vigor perdido. Los pajarillos e insectos instalados en los nidos (beneficiosos para el equilibrio de la dehesa) se alimentan de otros insectos y gusanos que afectan al desarrollo y la supervivencia de las encinas. Desde su experiencia, este técnico ha observado que recuperar la biodiversidad perdida es un paso fundamental para conseguir unas encinas fuertes y como consecuencia, frenar el avance de la Seca del Encinar y de otras plagas, como las de procesionaria y mosquitos que se han tratado en el Cámping Doñana.

Para garantizar los avances de este método y de otros proyectos de ENCINAL en la protección de la dehesa, es fundamental la colaboración con las administraciones competentes, los propietarios y las organizaciones agrarias, por lo que el Foro se mantiene en contacto permanente con todas las partes para establecer todos los mecanismos necesarios con el fin de proteger la biodiversidad y fomentar la actividad económica, siempre con estrictos criterios de sostenibilidad.

Así, con el objetivo de fortalecer la comunicación y la cooperación con el nuevo Gobierno autonómico, ENCINAL se ha puesto en contacto con la nueva delegada provincial de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, Rocío Jiménez, mediante una carta en la que, además de felicitarla por su nombramiento y ponerse a su disposición, solicita una reunión para exponer sus objetivos y trasladarle sus propuestas, preocupaciones y excelentes resultados de los proyectos que se están desarrollando en la actualidad. Entre estos últimos proyectos, precisamente, la recuperación de la biodiversidad en la Dehesa, que también se hecho extensivo a los pinares de la provincia de Huelva.

En esta carta, ENCINAL destaca que “la situación actual de la Dehesa no es la más favorable, puesto que se enfrenta a una serie de problemas que comprometen su futuro. El estado actual de crisis que vivimos en el sector agroganadero y la grave afección del arbolado por el fenómeno de la ‘seca’ hacen inviable numerosas explotaciones de las que dependen muchas familias, principalmente de zonas rurales y deprimidas, donde este tipo de explotaciones suponen el principal motor económico”, de ahí la importancia de la reunión solicitada para reforzar las vías de colaboración.

La preocupación por este ecosistema fue lo que llevó a constituir ENCINAL en el año 2007, una iniciativa ampliamente respaldada por la práctica totalidad de organizaciones sociales, agrarias, empresariales y académicas que tienen relación con la Dehesa, procedentes de todas las regiones implicadas de España y Portugal.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *