VENTANA DEL AIRE.
Som tan diferents.
[Juan Andivia]

juan andivia(Texto: Juan Andivia) Fíjense qué lección: los catalanes independentistas perdiendo el tiempo en tonterías, dejando de ver películas o de leer libros si no están en su lengua, excluyendo, excluyéndose, sin gobernarse, sin rendir cuentas, travistiéndose (véase CDC), contando que son lo que no son, creyéndose sus mentiras, prometiendo un paraíso sin demostración y pensando que todo lo que deben decir es verdad. Y nosotros, los andaluces, asistiendo a la disolución de lo que fue un Partido Socialista Andaluz; después, Partido Andalucista y, ahora, nada.

Los de Junts pel Si convenciendo a la ciudadanía, que es de donde dicen que han nacido, de que unas elecciones autonómicas son plebiscitarias, porque no hay otra manera, diciendo que no se han ofrecido alternativas y que cuando sean una nación seguirán siendo españoles, por aquello de no perder beneficios. Mientras tanto, sin alharacas, los fundadores de quienes defendían una identidad andaluza de tintes singularísimos “abogando por una muerte digna”.

La verdad es que los andalucistas han sido siempre la voz del pueblo andaluz y han tenido aciertos y errores, como todo el mundo; lo que pasa es que esa voz está ahora en otras formaciones que, excepto el PP y su moreno, han comprendido que nuestra fuerza está en lo que hemos sido y en lo que podemos ser y que el mensaje ya no es privativo, sino compartido. Plural, comprensiva y, sobre todo, universal, Andalucía siempre ha estado junta por el sí, ya que haber nacido aquí es un orgullo, compatible con todos los demás.

El domingo, digan lo que digan las urnas, Cataluña se habrá declarado más cateta, más ignorante y menos ecuménica, ya sea en un sesenta o en un cuarenta por ciento y, el resto, seguiremos pensando que o nos salvamos todos o ninguno, que los problemas de los refugiados son nuestros problemas y que defendemos a Dalí, la Caballé, Joan Margarit, Fortuny, Buenafuente, Xavi e incluso a Piqué entre miles de seres humanos que, con su talento, han aportado y aportan más calidad a nuestras vidas, aunque sea a pesar de ellos mismos y a pesar de que no han caído en que de haber nacido en una nacioncita de siete millones de habitantes, sin reconocimiento, quizás no hubieran llegado adonde han llegado, especialmente sin tener el genio natural que, por lo visto, tenemos los andaluces,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *