Los populares denuncian el cierre de la sala de estudio de la Gota de Leche

Edificio de la Gota de Leche en Huelva.

Edificio de la Gota de Leche en Huelva.

La viceportavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Huelva, Berta Centeno, ha denunciado este lunes el cierre por parte de la Concejalía de Políticas Sociales e Igualdad de la sala de estudio-biblioteca del edificio municipal de la Gota de Leche. De esta forma, desde principios de este mes los muchos usuarios que venían utilizándola desde el año 2002 se han quedado sin este espacio público para poder estudiar y preparar sus exámenes.

En concreto, tal y como ha explicado la viceportavoz, la sala de estudio-biblioteca, ubicada en la segunda planta de la Gota de Leche, venía siendo utilizada por una media diaria de entre 15 y 20 estudiantes, una cifra que se incrementaba considerablemente en épocas de exámenes hasta alcanzar las 60 personas diarias.

En este sentido, Centeno ha reclamado al alcalde de Huelva, Gabriel Cruz, que no permita que los jóvenes onubenses pierdan un espacio de estudio municipal del que venían disfrutando desde hace más de trece años, por lo que le ha pedido que ponga en marchas las medidas necesarias para la inmediata reapertura de la sala de estudio-biblioteca de la Gota de Leche.

“No es de recibo que todas estas personas sufran ahora esta carencia por una supuesta reordenación del edificio de la Gota de Leche, que, por ahora, lo único que ha provocado es que muchos jóvenes se queden sin un sitio al que poder acudir a estudiar, tal y como venían haciendo hasta ahora”, ha dicho Berta Centeno, quien ha explicado que han sido muchos los usuarios que se han dirigido al Grupo Popular trasladándole esta queja, por lo que ha reclamado al Equipo de Gobierno que ponga en marcha alternativas inmediatas que palíen esta situación.

La sala de estudio-biblioteca de la Gota de Leche contaba con una fuerte demanda diaria por parte de jóvenes estudiantes y opositores de las zonas de La Merced, El Molino y Las Colonias, entre otras, que ahora se quedan sin un espacio municipal que siempre se ha compaginado con la prestación del resto de servicios sociales que se ofrecen en la Gota de Leche, sin que esto haya originado problemas en el pasado.

La viceportavoz popular en el Ayuntamiento ha explicado que los edificios municipales deben servir, además de para prestar servicios, para el uso de los ciudadanos, un hecho que en los últimos meses se está perdiendo “por el empeño del Equipo de Gobierno en alejar la Administración local de los onubenses”.

RESPUESTA DEL EQUIPO DE GOBIERNO

Por su parte, la concejala de Políticas Sociales e Igualdad, Alicia Narciso, tras las declaraciones del PP sobre el cierre de la sala de estudio de la Gota de Leche, ha explicado que se ha dado prioridad a dotar al equipo de Atención a la Infancia del Ayuntamiento de “unas instalaciones adecuadas para la prestación de este servicio a los menores y sus familias”.

Según ha detallado la edil, de los registros de actividad de la sala de estudio se desprendía que este espacio llevaba siendo “infrautilizado” desde 2002, con un promedio de uno o ningún usuario en horario matinal y entre tres y cuatro por las tardes; mientras que solo en la quincena más próxima a los exámenes estas dependencias albergaban entre 13 y 14 estudiantes.

“Además de esta infrautilización –ha precisado Narciso-, otro aspecto que hemos tenido en cuenta para cambiar el uso de la sala es la existencia de dependencias cercanas destinadas para el estudio en el campus universitario de La Merced. No obstante, esto no es óbice para que cualquier ciudadano o colectivo que necesite utilizar esta sala de la Gota de Leche lo pueda solicitar expresamente al Ayuntamiento, como hacemos con otras dependencias”.

Una vez realizado el estudio de uso para optimizar las instalaciones de la Gota de Leche, desde el área de Políticas Sociales e Igualdad se ha tomado esta determinación ante la necesidad de reubicar en un espacio digno al servicio de Atención a la Infancia, “cuyo equipo, con cinco trabajadores adscritos –ha apuntado la concejala- venía trabajando en un espacio sin las mínimas condiciones de habitabilidad, prácticamente en una buhardilla, sin ascensor, en una habitación donde se ubica la bomba de aire acondicionado del edificio”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *