TERETES.
Barrenderos ocasionales.
[Paco Velasco]

Paco Velasco(Texto: Paco Velasco) Detrás de algunos políticos, se alarga la sombra letal de un dictador. Como no avivan el seso, no despiertan. Siguen sumidos en sus sueños contemplando cómo de plácida discurre su vida y cómo la muerte viene avisando.

La franquicia de Podemos en el ayuntamiento de Madrid ha colocado en la cima del organigrama consistorial a una exjuez, la señora Carmena, que, un día sí y otro también, nos toca las meninges con sus resoluciones extrajudiciales. La penúltima de la muy esclarecida dama es su proyecto de servicio social para universitarios. Bueno, y qué. Malo y por qué. La señora Carmena pretende que nuestros estudiantes se ejerciten en labores propias de la carrera que estudian. La primera, y principal, la de barrer las calles y plazas de la capital de España. Como lo calificaría Forges, iridiscente. Eso sí, de forma ocasional, corrige la primera edil. Una cosa es sensibilizar a los chavales y otra es inculcarles las prédicas del Movimiento Nacional y de la Sección Femenina.

Pues nada, dos por el precio de una. Los barrenderos profesionales, a la calle que para eso están los universitarios. Olé la defensa de la creación del empleo y la repulsa por la precariedad de los salarios. Olé. Sostenibilidad y ética como bocadillo de un filete a lo castrista. La coronación de la apariencia. Doña Manuela desbarra en su filosofía pueril de confundir las causas con los efectos y, lejos de acudir al foco del mal, se deja la piel por tapar los efectos. Si elaboráramos un modelo del diagrama de Ishikawa, sintetizaríamos en un diseño de espina de pescado toda la ideología de esta izquierda con cara de piedra y dialéctica de pitiminí. Si las causas posibles son espinas, no hay tales. Si las causas deben relacionarse con el problema a resolver, no se vislumbra solución lógica por mor de la inexistencia de aquellas. De ahí el escaparate. En Madrid, la suciedad se apodera de las calles y no hay dinero para tanto barrendero profesional. La alcaldesa, en un alarde de defensa de la clase trabajadora, echa mano de los universitarios y, gratis total, le hacen la tarea a la egregia mujer y la puñeta a los profesionales del sector. Qué bien. Al más puro estilo soviético-cubano.

Si el desempleo es la situación que padecen, repito, que padecen, las personas que teniendo edad, capacidad y deseo de trabajar, no pueden conseguir un puesto de trabajo y se ven sometidos al paro forzoso, la primera edil de la capital impulsa la creación de puestos de paro. La estructura económica en cuanto a demanda de mano de obra, se voltea. La inversión desaparece. La productividad, qué es eso. Y así. Porque se empieza por los barrenderos, se continúa con los jardineros, se prosigue con los administrativos municipales y, en una espiral de locura, se llega al corazón mismo de las concejalías. Mirándolo bien, en este último caso, tal vez la locura sea cuerda y el laberinto de infortunio acometa una admirable revolución en la función pública.

La lucha de clases comienza a reverdecer. Galbraith escribió en 1994: si se bajan los salarios, el paro que se incrementa. El economista no adivinó que en el núcleo duro de la Europa Occidental surgiría la figura temible de un grupo político partidario de la supresión del salario y, por añadidura, de la ascensión irresistible del paro. Pues por ese camino vamos gracias a Carmena y a los conspicuos de Podemos. Toma subida de rentas de capital y bajada de rentas del trabajo. El próximo paso del dislate, la servidumbre y, sin solución de continuidad, la esclavitud.

Con estas izquierdas, para qué nos metemos con las derechas.

 

 

 

One Response to TERETES.
Barrenderos ocasionales.
[Paco Velasco]

  1. Aurelio Pino Domínguez

    Sr. Velasco: Como diría mis paisanos del foro – “La ha clavado”. La Alcaldesa por la gracia de un tal Carmona (PSOE) de la Capital y Corte, ha copiado tanto del libro Rojo de Mao como de los usos y costumbres de la Cuba de los hermanos Castro, con los estudiantes al poder y con ellos a la plantación de arroz (China), la zafra de la caña de azúcar (Cuba) y la Brigada Estudiantil de la Autónoma de limpiezas y barrenderos (Madrid), Brigada encabezada por los adláteres de un tal Errejón y el facturador de Venezuela.
    Ya quiso esta dama que igualmente se organizaran las madres de las APAS y AMAS, para que ellas limpiaran los centros docentes donde acuden sus hijos. También ha tenido la luminosa idea de cortar el tránsito de vehículos a motor todos los domingos desde el Paseo del Prado (Atocha) hasta gran parte de la Castellana y las castizas fiestas las ha dejado sin santo, ocultando y suprimiendo el nombre de Santa María de la Cabeza, esposa del Patrón de Madrid, San Isidro, anunciando sus fiestas con el nombre de La Melonera, verbena que se celebra junto al puente Praga y la conjunción con le calle de su santo nombre. La Melonera era el castizo sobrenombre con que los madrileños cariñosamente llaman a estas fiestas por coincidir con el apogeo de la cosecha de melones que se daba en Septiembre antes de que llegaran los plásticos a Almería. Continuará….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *