La Junta valora la diversificación como ejemplo de generación de empleo rural

González Bayo visita la central de Agrosur que, adscrita al grupo Frutaria, cultiva cítricos, frutas de hueso como la ciruela o uvas

visita Frutaria 01La delegada territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Josefa González Bayo, ha ensalzado el papel de la diversificación de la producción como una garantía de generación de riqueza y empleo estable en el campo. Un punto en el que ha puesto como ejemplo a Agrasur en el marco de su visita a la central de esta empresa afincada en el municipio condal de Villarrasa y adscrita a la multinacional Frutaria, uno de los productores hortofrutícolas más importantes de España.

En esta línea, la responsable de este departamento de la Junta de Andalucía en Huelva, ha remarcado que la amplia variedad de cultivos con los que trabaja Agrasur y su afán emprendedor constituyen en sí mismo una ruptura de la estacionalidad. Algo que, ha proseguido, no deja de ser uno de los grandes retos de la agricultura, en la medida en que, con ello, se apuntala la rentabilidad de las explotaciones al asegurar el mantenimiento de la actividad durante todo el año, “con lo que ello supone para nuestro medio rural, en términos, sobre todo, de puestos de trabajo de mayor duración”, ha aseverado González Bayo.

La entidad, instalada en Villarrasa desde 1991, cuenta, no en vano, con 310 hectáreas de cítricos, 190 de melocotón y nectarina, 40 de plumcot, 35 de ciruela, 30 de uva de mesa y 12 de caqui. Unas superficies que, si se cumplen las previsiones, se saldarán a lo largo del ejercicio 2015 con el envasado en su almacén de manipulación, en lo que se refiere a los cítricos, de alrededor de 9.000 toneladas de mandarina y 2.500 más de naranja, así como de unas 5.500 toneladas de ciruela, 1.500 de uva, 500 de plumcot y otras 500 de caqui.

El resultado, como insiste la delegada territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, alargar la etapa de la recolección en las fincas y manejar fruta a lo largo de todo el curso, lo que tiene, desde la óptica de la delegada territorial, una incidencia directa en el empleo que confirma el balance de 95.000 jornales generados en el presente año. Y todo ello, sin olvidar, según ha continuado, la reducción de riesgos que conlleva el hecho de no depender de un único cultivo, de las imprevisibles adversidades climáticas a las que se puede enfrentar y de la incertidumbre propia de las complejas fluctuaciones de los mercados.

visita Frutaria 02Josefa González Bayo ha aplaudido, en esta línea, la incesante vocación de crecimiento de una empresa que ya se ha adentrado también en la aventura del olivo superintensivo, con 85 hectáreas cultivadas, y que ha invertido en el último curso más de cuatro millones de euros en la modernización y ampliación de una planta que ya estaba dotada de líneas de calibración con las últimas tecnologías para la separación de la fruta por calidad, presión, color y calibre y que disponía de salas de confección climatizadas y una amplia superficie de frío entre cámaras y túneles de expedición y de entrada.

La suma de diversificación e innovación, bajo las palabras de la delegada territorial, redundan en “competitividad, rentabilidad y futuro”, puesto que “imprimen el sello de la calidad y la excelencia” a una fruta que, en un 70 por ciento, sale de Villarrasa con rumbo hacia el exterior de las fronteras nacionales, con destino, en especial, a países de la Unión Europea (UE), pero que se abre paso, incluso, en los mercados de Asia, Sudamérica y el norte de África.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *