La Virgen de la Peña regresa este domingo a su Santuario

DSC_0198Tras 40 días de festejos y oración que se han venido sucediendo durante los meses de septiembre y octubre en la localidad de Puebla de Guzmán, la imagen de la Virgen de la Peña será trasladada este domingo en peregrinación a su Santuario, ubicado en el monte conocido como Cerro del Águila. Dará comienzo así una procesión solemne, en la que estará acompañada por miles de devotos procedentes de numerosos municipios del Andévalo y con la que se cierran los actos de la tradicional Bajada que la Imagen realiza al municipio andevaleño cada seis años y que marca un momento especial en el calendario de todos sus devotos.

Los preparativos para la subida de la sagrada imagen comenzarán esta misma noche, sobre las 20.00 horas, con la celebración, en la Parroquia de la Santa Cruz de la localidad andevaleña, de una solemne función religiosa en honor a la imagen mariana en la que estará acompañada por el Coro de la Virgen de la Peña y a la que seguirá posteriormente un acto de Besapiés.

Ya en la mañana del domingo, aproximadamente sobre las 10.00 horas, se iniciará el traslado de la Virgen por las calles de la Puebla y la ascensión a su ermita, que se encuentra a cuatro kilómetros de la localidad. Una procesión por caminos forestales llena de devoción y de fe que culminará sobre las 13.00 horas con la llegada de la Sagrada Imagen al Cerro del Águila, dando paso al recorrido por los alrededores del Santuario mariano, momentos en los que sus devotos se vuelcan con la Imagen de María Santísima cantándole y rezándole sin cesar.

Como cada seis años, la Virgen de la Peña será colocada de nuevo por sus devotos en el camarín de su ermita para, posteriormente, pasar a celebrarse una comida de convivencia que ha sido organizada por la Junta de Gobierno de la Hermandad y en la que podrán participar los hermanos que lo deseen. El acto tendrá lugar en las instalaciones que rodean el Santuario y podrá degustarse una suculenta caldereta de carne, plato típico de la zona, así como café con distintos tipos de dulces artesanales elaborados por las mujeres de la localidad.

Quedan atrás 40 días de estancia en La Puebla en los que se han sucedido los actos religiosos y festivos en su honor, después de que el pasado 5 de septiembre tuviera lugar el traslado al municipio, el primero después de su Coronación Canónica en julio de 2009, que se encontraba decorado para la ocasión con millones de flores de papel, de guirnaldas y de arcos conmemorativos en señal de devoción y de fervor hacia la Sagrada Imagen.

Unos preparativos que los vecinos de Puebla de Guzmán han ido preparando durante todo el pasado verano organizados por calles y plazas, con el fin de embellecer aquellos lugares del municipio por los que iba a transcurrir el paso, de forma que lucieran más hermosos que nunca como un acto de homenaje a su Patrona.

Noches de trabajo y de esfuerzo vividos en hermandad que han reforzado, aún más si cabe, las señas de identidad de este pueblo con la advocación mariana de la Virgen de la Peña, en cuya procesión no faltaron las sevillanas, los fandangos ni sus tonás, que fueron interpretadas por parte de numerosos devotos.

Durante más de un mes, la Imagen ha presidido el altar de la Iglesia Parroquial, permaneciendo expuesta y velada de forma continua por los vecinos de Puebla de Guzmán, que no han querido dejarla sola ni un momento durante todos los días que ha permanecido en la localidad y que han acudido en peregrinación hasta sus pies de forma constante para reiterarle su fervor y solicitar su consuelo y su guía.

Dentro del programa de actos que se han llevado a cabo en Puebla de Guzmán con motivo de la tradicional Bajada de la Virgen, destaca la celebración de la Solemne Novena dedicada a la Reina del Andévalo. Una cita religiosa y festiva que fue clausurada por el Obispo de Huelva, monseñor José Vilaplana el pasado viernes, día 2 de octubre y que ha contado con la presencia y la predicación devota de numerosos sacerdotes de la provincia.

Se pudieron disfrutar así de momentos de fervor y de profundo sentido religioso de la mano de los sacerdotes Santiago Delgado, párroco de Puebla de Guzmán, Nicanor Sánchez, párroco de la localidad de Villablanca, Joaquín Sierra, sacerdote formador del Seminario Diocesano de Huelva, Daniel Valera, rector del Seminario, Diego Capado, párroco de la Iglesia de la Concepción de Huelva, Jeejo Karukapparambil, párroco de los municipios de Villanueva de los Castillejos y El Almendro, Emilio Rodríguez, Vicario para la Celebración de la Fe y de Francisco Echevarría, Vicario General de Huelva.

La devoción hacia la Virgen de la Peña se remonta al siglo XV, cuando un pastor de nombre Alonso Gómez, encontró dos imágenes marianas en el Prado de Osma, en el municipio de El Almendro. La tradición refiere que la Virgen se le apareció al pastor rogándole la construcción de una ermita en el mismo lugar para una de las imágenes, la Virgen de Piedras Albas, y el traslado de la otra, la Virgen de la Peña, al conocido como Cerro del Águila, en el que se asienta actualmente su Santuario y que se ha convertido en lugar de peregrinación para miles de devotos durante todo el año.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *