Un burrito onubense ‘reconcilia’ a turcos y australianos

DSC01 (1)Con nueve meses de vida es muy joven, pero una cría de burro ha viajado desde la Asociación “El Burrito Feliz” de Huelva a la celebración “Una pará en Gines” en la provincia de Sevilla, un certamen que reúne a 50.000 personas cada año.

La asociación onubense ha contado con un enorme stand donde no solo se han visto burros sino que también se ha aprovechado para promocionar el turismo en Huelva con cartelería referida a su proyecto de Camino de Santiago Doñana.

Pero el verdadero protagonista, del día 9 de octubre,  fue el burrito “ANZAC” que recibió un  bautizo con este nombre por niños australianos que acudieron con sus padres, militares de la Embajada de Australia en Madrid, a conmemorar los 100 años de la actuación del soldado Simpson y su burrito Murphy, héroes nacionales en Australia y Nueva Zelanda por haber salvado la vida a trescientos heridos de los dos bandos.

El otro bando era Turquía, que también acudió al certamen de la mano de  una representante  Consular, Esra Karaosmanoglu.

ANZAC son las siglas del cuerpo expedicionario que participó en la sangrienta batalla de Gallipoli hace ahora cien años. Y fue promocionar la paz entre países lo que llevó a la Asociación “El Burrito Feliz” a recordar al hombre y al burro que unieron con su sacrificio el espíritu de jóvenes de Oceanía y de Turquía.  Simpson era del ejército australiano y Murphy era un pequeño asno turco que encontró en una granja abandonada, la admiración que ambos bandos mostraron por estos dos personajes, que fallecieron durante el combate, les demostró que la humanidad puede sobreponerse a la tragedia y que había una oportunidad para el entendimiento entre ambos países.

Este conflicto y batalla de Gallipoli han visto relanzada su memoria, sobre todo, por el enorme éxito de la reciente film “El maestro del agua” interpretada por Russell Crowe

DSC02Especialmente emotivo fue el acto de homenaje a los caídos donde los australianos, acompañados del Alcalde de la localidad de Gines, impusieron una corona de flores a los caídos en aquella contienda. Fue el ritmo de un tamboril rociero y su flauta lo que acompañó tan respetuoso momento y los militares australianos quedaron sorprendidos por una música y unos sones que no habían disfrutado nunca.

Durante todo el acto un figurante vestido de Simpson y su burrito acompañó a los participantes.

Esa celebración, que es de volumen internacional, ha encontrado un hueco en Andalucía y estos países han agradecido el detalle participando personalmente en los diferentes actos de homenaje.

De todos esos actos sin duda el que ha llenado más sus corazones ha sido el conocer a ese burrito pequeño y peludo que ahora corretea por los bosques de Doñana en Huelva  con un  nombre  de algo tan significativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *