VENTANA DEL AIRE.
La letra y la mano.
[Juan Andivia]

2

juan andivia(Texto: Juan Andivia) Los escritores deberían estar exentos de declarar sus afinidades políticas o, lo que parece más fácil, que los demás llegásemos al consenso de ignorarlas, ya que poco importan, casi siempre.

Viene al caso por Luis Alberto de Cuenca, que colaboró con J.Mª Aznar, en cuyo gobierno fue director de la Biblioteca Nacional (1996-2000) y Secretario de Estado de Cultura (2000-2004), al que le acaban de otorgar el  Premio Nacional de Poesía, por su libro “Cuaderno de vacaciones”; y viene al caso por F.Gª. Lorca, a quien le fue imposible su amistad con José Antonio Primo de Rivera y viceversa (Jesús Cotta: “Rosas de plomo”, Stella Maris, 2015) y por R. Alberti, P. Neruda, Manuel Machado, José Mª Pemán y tantos otros. Da igual que su marca sea de un lado o del contrario; a veces, basta con señalarse o hacerse antipático, ahora en los medios de comunicación, para que injustamente borremos a grandes plumas de nuestras lecturas, confundiéndolas con las manos que las empuñan.

Es verdad que nadie está totalmente solo para escribir y que incluso está bien visto, en donde lo esté, cierto compromiso; pero debería ser evitable asociar la imagen y la creencia al producto o, de otra manera, el personaje y el autor al verdadero protagonista de la obra.

Luis A. Cuenca dice que al expresidente amigo le gusta la poesía y yo le creo, porque ni siquiera los autores de obras excelsas tienen por qué ser coherentes con sus obras. Distinto es la vida.

Los problemas con el alcohol de Jack Keruac, M. Duras o E. Hemingway no mermaron la calidad de sus obras, ni la afición por las matemáticas y la fotografía de Lewis Carrol influyeron en “Alicia” (¿o sí?). G. Flaubert era un gran tímido, Balzac bebía decenas de tazas de te y dormía poquísimo, A. Conan Doyle era un gran deportista, lo mismo que Albert Camus, que fue portero juvenil del Racing Universitario de Argelia; así que por qué no imaginar a un Miguel Delibes cazando, luciendo la prosa en español y en España más limpia del siglo XX, o a premios Nobel alcohólicos o puteros. La mano es del cuerpo, pero la letra es del viento, que podría haber dicho también otro expresidente, aunque este con aficiones y amistades muy distintas.

 

 

 

Compartir.

2 comentarios

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies