TERETES.
Volviendo a zapatear.
[Paco Velasco]

Paco VelascoEn numerosos sectores del PSOE y de la izquierda en general, la idea de que Cataluña deje de formar parte de España no es nueva. En petit comité, alientan la secesión. No se atreven a exponerlo en voz alta pero la bandera que arropa a Pedro Sánchez en sus mítines fuera de Cataluña representa exactamente eso: una España sin Cataluña.

Durante décadas, los socialistas pretendieron convertir el Estado constitucional en un estado federal. Alguno recordará la bronca de Guerra a Pepote de la Borbolla por atreverse a insinuarlo en un acto público. En la coyunda ideológica de la noche no se paran en mientes. Sin embargo, la borrachera se disipa a partir del alborear de la mañana.

Servidor ha atacado con dureza a quien fue presidente de gobierno en España durante siete interminables años. De Zapatero aborrecía, y aborrece, aparte de la ñoñería de su discurso, la calamitosa gestión de su gobierno. El líder de su partido utilizaba su carita de niño bueno para vendernos muy cara la perversidad de su obra política. Nunca como hasta entonces, los españoles sufrimos tanto la incapacidad de un dirigente.

En fecha reciente, la presidenta de la Junta de Andalucía ha vuelto a meter la mano entre los radios de la rueda de su bicicleta. Doña Susana atribuye a Zapatero una solvencia y una preparación que, en realidad, se sustenta entre la dureza facial y dialéctica de Willy Toledo y la estupidez no pretendida de Mr. Bean. El talante de Zapatero no pasa del palante. En cuanto a su talento, se queda en esperpento. Respecto a su arrojo y valentía, con pólvora del gran capitán. A falta de soluciones patrias, documentales sobre cambio climático.

Las elecciones navideñas de dos mil quince inaugurarán un teatro de las pesadillas nuevo. Con Rajoy, gordo, ofuscado y fuera de forma, el PP se rinde al cerco implacable de todos sus enemigos. La política de austeridad que preconizara dará paso a la representación del derroche en nombre de los servicios sociales. Desde las canastillas-bebé de miles de euros a los cursos de deformación a precio de oro. Se pasará de los guiños al catalanismo al felpudo de la españolidad. La justicia yacerá a los pies de la política. La independencia de poderes, fruslería del pasado.

Sed buenos. Detestad a la derecha. Amad a la izquierda. Adorad al dios del Psoe. Así, solo así, los españoles volveremos a sentir en la otra mejilla el dolor de la gélida descomposición de nuestro país. Cuestión de volver a las voladas del zapateo bis. Para romperse el traje.

 

 

 

 

2 Responses to TERETES.
Volviendo a zapatear.
[Paco Velasco]

  1. Aurelio Pino Domínguez

    Es curioso que con siete colores, el color de la luz que nos alumbra sea blanca. Y es aún más curioso que con solo tres colores de nuestro arco iris, “la luz política” para estas próximas Navidades serán de “color negro”, me refiero a la conjunción del Rojo (PSOE) con el Naranja (Ciudadanos) y el Violeta (Podemos). No me salen otras cuentas. Preparémonos para los recortes en las pensiones para el 2017 y vuelta a recortar sueldos a los funcionarios. Tiempo al tiempo.

  2. Corto se quedó Vd. Sr. Velasco. Las arcas no están llenas, pero lo poco que hay, como lleguen los sucedaneos de las aydas sociales, con cara de buenos, que diga con cara dura, darán al despilfarro el destino del esfuerzo, aún no notado más que por los que menos tienen. Y esos que menos tienen seguirán teniendo menos. Las limosnas son cosa de la caridad y no cambian estructuras. Las limosnas se agradecen, pero no pueden sustituir al derecho al trabajo, a conseguir porder pagar una casa, la luz, el agua, y productos de primera necesidad. No somos tontos, aunque traguemos y otros listillos p u e d a n aprovechar las coyunturas. A ver si hay suerte, además de talento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *