Las generaciones poéticas onubenses: Años ochenta, años de cambio

i002 i001(Texto: Alejandro V. Bellido y Rafael Núñez Rodríguez)    La nueva década abrió nuevos caminos para la poesía onubense. Años de cambio y renovación literaria, aunque el género de las antología no fue el más fecundo, sólo se publicaron cuatro: “Homenaje a Juan Ramón Jiménez” en 1981 en el Club de Escritores Onubenses, “Lírica de una Atlántida” también en  Club de Escritores Onubenses en Huelva en 1986, “Historia de la poesía” en Huelva en 1987 en la colección Celacanto y por último, “Poeti di Huelva a Genova”  1989 y que nos ha sido imposible encontrar en Huelva. Nuestro artículo hará un recorrido por dos de ellas, “Lírica de una Atlántida” y “Historia de la poesía onubense”, puesto que son dos ejemplos muy representativos del período que intentamos describir.

Según Manuel Moya: “años fértiles en el activismo literario de la provincia”, por ejemplo el premio Juan Ramón Jiménez en 1982, las editoriales Celacanto y Alazan, ambas representaban el músculo poético de Huelva.  Por otra parte, Baena Rojas describe estos años como un período en el  que la literatura onubense se reagrupó entorno al instituto rábida.

Por otra parte, la revista “ConDados de Niebla” vino a situar a la provincia de Huelva en el ámbito de las grandes revistas literarias, esta revista no estaba destinada a dar a conocer a autores exclusivamente de Huelva. Más bien se trataba de una revista dedicada a la gran literatura y no a la literatura provincial, es decir, una revista con unas aspiraciones, en la que no encajaban algunos de los perfiles del panorama literario onubense.

Si bien “Lírica de una Atlántida” es una antología al uso, no pierde de vista al gran maestro de las letras onubenses, el título de esta Antología se lo deben a un poemario, que nunca vio la luz, del nobel moguereño. En esta antología participa el hispanista francés Jacques Issorel, quien prologa la obra, mostrando versos de todos los autores. Además en el prólogo se justifica la razón del título. No sólo se trata de un homenaje y una muestra de lealtad a Juan Ramón, el título en si mismo reivindica la poesía vibrante que se encuentra en el interior del libro, según el prologuista. En este volumen van apareciendo los nombres más destacados de las letras onubenses en la actualidad como: Juan Cobos Wilkins, Antonio Ramírez Almanza, Julián Ávila o Manuel José de Lara entre otros.

Vamos a mostrar otros poetas menos recurrentes a nuestro parecer en la literatura onubense. Por ejemplo, Antonio Cano Pérez, quien según Uberto Stabile había sido recogido en numerosas antologías, entre ellas la olvidada “Un ligero viento recorre la marisma”. Siguiendo a Uberto Stabile, este autor empezó su actividad en 1980 con “Los caminos del poeta” publicado en la editorial Lubrizol Española en Huelva, o bien uno más tardío en el club de escritores en 1992 que llevaba por título “El bosque de los amantes”. El poema siguiente viene recogido en la antología que nos ocupa y forma parte del poemario de 1980: “Los caminos del poeta”.

Arrebato

Vengo de morirme solo

como se muere la tarde

y traigo lluvia en los ojos.

Vengo de morirme solo

como se muere la brisa

tras el último suspiro.

Vengo de morir deprisa

antes de que sea tarde

y se me escape la muerte

al pasar y no encontrarme:

¡Vengo de morirme, muerte!

Otros autores como José Antonio Garcia, profesor de E.G.B y vinculado al periodismo, también participaba en esta antología. Según se recoge en la propia antología, había participado en el “Antología- homenaje a Juan Ramón Jimenez” del taller Prometeo de Poesía Nueva de Madrid. Entre sus títulos de poesía figuraba “Fundido en pleamar” de 1983 y publicado por el club de escritores, “Rumor de luz” de la colección “La rama de perejil” publicado por la editorial sevillana Alfar en 1986. Una muestra de su poesía de su poemario “Fundido en pleamar” sería la siguiente:

Por mis latidos

podéis identificarme:

siempre el mismo silencio

marcado entre dos olas.

En certera sincronía

mi respiración con la marea.

En perfecto entendimiento

mi justeza de palabra,

alma y geografía:

Toda mi vida es agua.

La nómina de autores aparte de los ya nombrados: Juan Cobos Wilkins, Antonio Ramírez Almanza, Julián Ávila o Manuel José de Lara,  Antonio Cano Pérez y  José Antonio Garcia. Se encuentran: Ricardo Engelmo, Jesús Díaz, Juan Drago, Francisco Jimenez, Abelardo Rodríguez, Ramón Llanes, José A. García, Rafael Delgado, Juan A. Guzmán, José Baena. Francisco Revuelta. José A. Avila. Dolores Izquierdo, Diego Ropero. Ana Rodríguez, José J. Díaz, Rafael Rodríguez Costa y Nieves Romero, buena parte de ellos siguen en activo, por ejemplo: Ramón Llanes que publicó hace bien poco: “secuencias del mas adentro”. Además ha participado en el ciclo combinados poéticos que tuvo lugar en Punta Umbría durante este verano

La obra Historia de la poesía en Huelva de José Baena Rojas y Manuel Sánchez Tello hace un recorrido parcial por la poesía provincial en lengua castellana. Se trata de un manual de consulta peculiar. Posee más documentación accesoria que estudio literario, más fotos que reflexiones sobre la poesía onubense. Además por su año de publicación necesita una actualización profunda. Por otra parte, entre sus virtudes se encuentra ser el único manual que nos da una visión de conjunto de la poesía onubense. En definitiva, esta publicación trataba de establecer un canon poético onubense, a través de una antología que va desde el primer poema sobre Huelva y escrito en Huelva, que se tiene constancia, hasta la generación de los ochenta. Se trata, pues, de un documento que junto al Diccionario literario de Huelva de Uberto Stabile son accesorios para completar una visión de la poesía Onubense.

Resumiendo, nos hemos acercado a dos volúmenes claves para entender el desarrollo de la literatura onubense en esos años de transición social, política y cultural. En estos volúmenes encontramos el germen de las generaciones que conviven en la actualidad. Desde el veterano Ramón Llanes, a Antonio Ramírez Almanza o Juan Cobos Wilkins, dos generaciones distintas de poetas y que todavía forman parte del presente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *