El Hogar Don Bosco de Porto Novo ofrece educación a 240 “niños de la calle”

Desde 2009 la Diputación ha destinado a este proyecto 93.500 euros y ha enviado un total de 15 voluntarios

Rueda Cooperación Benin RP Cooperacion Benin_02 RP Cooperacion Benin_03En las principales ciudades de Benin (África) viven unos 4.000 niños en la calle, muchos sin partida de nacimiento, que son objeto de explotación económica, tráfico, maltrato y conflictos con la justicia. La ONG Solidaridad Don Bosco trabaja desde hace años para ofrecerles una alternativa, una salida a través de la formación y en la mayoría de los casos, un hogar del que carecen.

Así lo han explicado la vicepresidenta de la Diputación y responsable de Cooperación Internacional, Mª Eugenia Limón, y el salesiano onubense que está del proyecto Hogar Don Bosco, Juan José Gómez, en una rueda de prensa en la que han están estado acompañados por uno de los educadores y uno de los niños que gracias a este hogar, ha salido de la calle y ahora estudia en la Univesidad.

Según ha explicado Mª Eugenia Limón, desde el año 2009 la Diputación de Huelva, a través de las distintas anualidades de ayudas a ONGDs, ha destinado un total de 93.500 euros al proyecto Solidaridad Don Bosco en Benín: formación piscológica de chicos de la calle, acceso al agua potable, acciones formativas en la granja de Sakéte, así como formación Integral y reinserción social de los menores. “Proyectos todos dirigidos en definitiva a fortalecer el acceso a un hogar, a la educación y a la formación profesional de los niños de la calle en Benín”, un colectivo que ronda los 4.000 según datos oficiales.

Además el proyecto acoge cada año a voluntarios de la provincia de Huelva, habiendo colaborado desde 2009 un total de 14 voluntarios y contando en la actualidad con un voluntario de larga estancia.

Según ha indicado el salesiano Juan José Gómez, uno de cada tres menores de entre 10 y 17 años de Benin es explotado económicamente y el Hogar Don Bosco trabaja en defensa de los Derechos del Niño “a una protección, a ir a la escuela, a la salud, al desarrollo, incluso a un nombre”, añade traduciendo al educador del centro.

Actualmente Don Bosco da cobertura a unos 240 chavales de edades entre los 10 y los 17 años. Sus trabajo se desarrolla en 3 fases. En los grandes mercados de Porto Novo y Cotonou tienen barracas donde los educadores identifican a los niños, analizan los motivos que les han llevado a esta situación y se ponen en contacto con sus familias para ver si es posible su vuelta al hogar. Si no es así, les hacen un seguimiento y les invitan a dejar la calle: es una labor de sensibilización y prevención, en la que además se ofrece protección nocturna a entre 70 y 80 chavales (pueden dormir, asearse, recibir información,etc.).

Por otro lado el proyecto cuenta con una Casa de acogida y orientación que da cobijo a 54 menores “es un centro de tránsito donde van recuperando su autoestima, donde se les pregunta si quieren ir a la escuela o formarse, donde se les orienta…”

La tercera fase es la formación, que ofrece a los niños de la calles tres posibles alternativas: ir a la escuela pública, aprender un oficio en un taller de formación profesional en el Centro Magone de Porto Novo donde se imparten 4 talleres (carpintería, mecánica de motos, soldadura y construcción mecánica) o en formación agropecuaria en la granja-escuela en Sakete, que fue ùesta en macha por una ingeniera voluntaria largo plazo de Huelva, hace un par de años.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *