“Estamos en una posición impensable”

Enrique Cumbreras, presidente del PAN Moguer.

Enrique Cumbreras, presidente del PAN Moguer.

Enrique Cumbreras, presidente del Pedro Alonso Niño de Moguer, reconoce que “estamos en una posición impensable” y resalta lo que tiene de “excepcional” un club humilde en lo económico pero con un gran patrimonio humano, que lo compensa todo. Los jugadores se pagan sus equipaciones y bocadillos y están segundos en la clasificación frente a otros equipos con alto presupuesto. Moguer.- El Club Balonmano Pedro Alonso Niño de Moguer es tras cinco jornadas disputadas en el grupo F de la Primera Nacional el segundo clasificado con cuatro victorias y un empate, mismo balance que presenta el líder, el Cajasur Córdoba Balonmano, aunque éste con mejor diferencia de goles, 18 frente a 14. Precisamente este sábado lo recibe a las 20.30 horas en el Pabellón Zenobia Camprubí. Enrique Cumbreras, presidente del equipo moguereño, ha manifestado que “lo excepcional del club es que somos algo más que balonmano”, con lo que define la realidad de una entidad humilde en lo económico pero acaudalada en cuanto a patrimonio humano. El sentimiento de pertenencia de los miembros de la familia del PAN es grande y más después de ver peligrar la pervivencia del club, por lo que nadie escatima esfuerzos para seguir manteniendo muy viva una de las señas de identidad de Moguer y la provincia de Huelva. El presidente ha explicado que “nuestra escasez de recursos hace que nos cueste trabajo tener equipaciones de juego, las de paseo, chándal, sudadera, etc. Se la pagan los jugadores, la base igual y para que no sea demasiada carga económica, se hace rifan y venden papeletas los niños y sus padres, etc. En los desplazamientos cortos, como a Córdoba o Extremadura, los jugadores llevan sus bocadillos, etc. Nosotros como máximo compensamos con gastos de desplazamiento de sus estudios, como ir a la Universidad”.

Con esta situación “competimos con equipos que pagan a sus jugadores”, ha destacado Cumbreras, que ha resaltado que “dependemos del trabajo diario en los entrenamientos y de la unidad del grupo”. Ha valorado que “gracias a Dios y el trabajo de los chavales, estamos en una posición impensable, pero con la cabeza buen amueblada, cada partido para nosotros es una final y el próximo sábado tenemos la siguiente”. Es por ello que espera que la afición respalde al equipo como se merece ante la visita de Cajasur, un encuentro del que el equipo moguereño puede salir líder.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *