‘Migas de Autor’ con Julián Sobrino en ‘Harina de Otro Costal’

JULIÁN SOBRINOEl Centro de Arte “Harina de otro Costal” de Trigueros comienza este sábado, 7 de noviembre, a partir de las 13.00 horas, las Jornadas ‘Esto tiene migas’ con la presentación de la empresa EIFFEL LAB (gestión cultural del patrimonio industrial) . Posiblemente en un día soleado, que permitirá cocinar unas migas tradicionales con la energía del sol.

Por otra parte, Julián Sobrino será el encargado de las “Migas de Autor”, con una exquisitas migas manchegas.

Entrada libre.

MIGAS DE AUTOR:  JULIÁN SOBRINO

Julián es de Ciudad Real, afincado en Sevilla, (Machego y Andaluz a la vez) y especialista en la historia de la arquitectura industrial, razón por la que aparte de hacernos las Migas estará en la presentación de la empresa EIFFEL LAB.

Julián nos cuenta sus migas manchegas:

“Son un plato sencillo, de ingredientes baratos y asequibles como corresponde a la cocina popular. Goza de múltiples invariantes en su realización y componentes, dependiendo de otras tradiciones culinarias y de la zona geocultural en cuestión. Es un plato que va directamente a los sentidos de la vista, el olfato y el gusto. Requiere una elaboración fácil pero muy atenta a los procesos y las cantidades, su presentación  final también es muy importante. Su secreto consiste en la experiencia. De modo que os animo a empezar a practicar cocinando este extraordinario plato y después de varias preparaciones conseguiréis su punto justo así como vuestro “toque” particular.

Me gustaría destacar que es una comida comunitaria, nace de la reunión de amigos, familiares o trabajadores, que es de donde sale su magia. De ahí viene el famoso aforismo popular “Hacer buenas migas”.

Las aprendí a hacer en el campo, en los mediodías calurosos de septiembre cuando, acabadas las vacaciones escolares, comenzaba la vendimia en las tierras manchegas de Daimiel. Mi madre Pilar y mis tías eran expertas en la preparación de este plato. A mí siempre me gustó la cocina, buscar y cortar la leña, el ambiente colaborativo y la división de tareas. Y luego el plato fuerte que era ni más ni menos que comer todos juntos “cuchará y paso atrás” riendo, charlando y componiendo una brillante escena de comunidad”.
?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *