EL ESTERO
Alianza de capitales.
[J.J. Conde]

J. J. Conde(Texto: J.J. Conde) Desde que tomó posesión de la alcaldía de Sevilla, el socialista Juan Espadas se propuso acabar de una vez y por todas con los sectarismos y piques entre las distintas capitales que conforman nuestra comunidad autónoma. Y comenzó por Málaga, ciudad con la que Sevilla siempre ha mantenido un particular tira y afloja. No se le cayeron a Espadas los anillos y contactó de inmediato con el alcalde popular malagueño, Francisco de la Torre, tendiendo la mano y conformando ambos lo que se ha venido en denominar el “eje Sevilla-Málaga”, proyectado este verano pasado y formalizado en convenio en el mes de octubre.

La alianza convenida por ambas ciudades contempla erigirse en motor económico de aquellos sectores estratégicos que impulsen y promuevan un modelo común dentro de Andalucía. A este “eje” o alianza se ha unido recientemente Córdoba. Y en ello, que ya se están consolidando los distintos equipos de estudio y trabajo, está también interesada Granada. De momento, parece que son cuatro las capitales andaluzas implicadas más o menos directamente en el proyecto de Espadas y de la Torre, aunque la aspiración del máximo edil sevillano es que sean las ocho ciudades las que lo integren. “Ahora son cuatro, pero serán ocho”, ha dicho Juan Espadas.

Ante este prometedor empuje, que puede tener un resultado de incalculables beneficios para Andalucía, sería muy interesante el que don Gabriel Cruz, alcalde de Huelva, reflexionara sobre el asunto y se sumara a esta alianza, que de seguro traería a la tierra onubense nuevas esperanzas para de esta manera sacarla del marasmo que la tiene maniatada desde hace tantos y tantos años. Creo que es una oportunidad única la que se ha puesto sobre la mesa, porque de lo que se trata es de prosperar en todos los sentidos como andaluces, y de aupar a cada ciudad al lugar que le corresponde elevando al máximo beneficio las particulares características de cada una de ellas. Así que, a mi modesto entender, y por el bien de nuestra urbe marinera, Gabriel Cruz debería de llamar de inmediato a la puerta de la alianza de capitales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *