Bajas notables en su visita a Ciudad Real

Sergio Cruzado, jugador del PAN Moguer.

Sergio Cruzado, jugador del PAN Moguer.

El Club Balonmano Pedro Alonso Niño de Moguer busca levantarse lo más pronto posible de la derrota sufrida, la primera de la temporada, a manos del líder Cajasor Córdoba Balonmano en un partido que bien pudo ganar. El conjunto amarillo ha pasado de poder ser líder a ocupar a la tercera posición y este sábado visita el mítico Pabellón Quijote Arena de Ciudad Real para enfrentarse al segundo clasificado, el Balonmano Caserío. El conjunto ciudadrealense está respondiendo a las expectativas de un proyecto deportivo diseñado para pelear por lograr la clasificación para la fase de ascenso y hasta el momento ha descrito la misma trayectoria que los moguereños. Ha ganado cuatro partidos, empatado uno y perdido otro, pero con mejor diferencia de goles, 14, por los 12 del equipo que dirige Julio Bermúdez, que afronta este gran duelo de la séptima jornada con las importantes bajas de Sergio Cruzado y Gonzalo Álvarez. El primero tiene bastante contracturada la zona lumbar, por lo que le cuesta mantenerse erguido, mientras que Álvarez tiene un problema articular en el hombro. Cruzado es el capitán y máximo goleador de los últimos años del equipo y principal baza en el lanzamiento de larga distancia. Gra cias a sus cañonazos el equipo ha sumado in extremis importantes puntos. También ha logrado goles decisivos Gonzalo Álvarez, que además es un seguro desde los siete metros y conductor del juego de ataque amarillo.

Bermúdez se ha mostrado preocupados por estas bajas y sobre todo por la duda de que “no sabemos aún si para más partidos”, situación probable. No obstante, ha resaltado que “creo que podemos dar la campanada aún con los inconvenientes que tenemos, aunque sabemos de la dificultad que entraña el partido”, ya que en su opinión Caserío es “un equipo hecho para ascender”. “La fisonomía del equipo cambiará bastante, sobre todo en ataque”, ha precisado Bermúdez, que tendrá que buscar soluciones con los jugadores restantes para recomponer al equipo. Del estado del equipo tras la primera derrota de la temporada, ha reconocido que “estamos un poco jodidos, con perdón, porque pudimos ganar”, pese a lo que ha indicado que “de todas maneras vamos con la idea de competir de la mejor manera posible cada semana”.

Bermúdez ha destacado del rival que se ha reforzado con tres jugadores andaluces “destacados”, como el lateral sevillano Pablo Campanario, que ya estuvo la pasada temporada en Moguer, y los jugadores almerienses Carlos Rivera (central) y Antonio Romera (extremo zurdo). Además ha subrayado que su adversario “tiene un buen bagaje defensivo”. El conjunto moguereño deberá de nuevo confiar en realizar una buena defensa para hacer que la portería funcione como pilar del triunfo, misión que ha desarrollado esta temporada con garra, compromiso y solidaridad. En ataque deberá tirar de galones el pivote José Jiménez y verse apoyado por la aportación de compañeros como Dani Podadera y Alejandro Capelo, que están entre los más goleadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *