La Junta hará una fumigación terrestre contra la procesionaria

procesionaria hinojos 800El viceconsejero de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, José Luis Hernández Garijo; y el director general de Gestión del Medio Natural y Espacios Protegidos de la Junta de Andalucía, Javier Madrid, han recibido este miércoles en Sevilla al alcalde de Hinojos (Huelva), Miguel Ángel Curiel (PSOE), y a varios alcaldes de la comarca para abordar el problema de la plaga de procesionaria.

De este modo, según han informado a Europa Press desde la administración regional, la Consejería de Medio Ambiente realizará, dentro de los planes regionales generales, la fumigación terrestre en las terrenos de uso público sensibles de procesionaria en esta comarca de Doñana. Por tanto, han precisado que no se trata de una medida extraordinaria sino incluida en los planes regionales de la administración y la misma se llevará a cabo sobre “finales de noviembre”.

Por su parte, desde el Consistorio hinojero a Europa Press, han destacado “el compromiso” de la Junta a realizar la fumigación terrestre, “la única solución viable tras la negación del Ministerio a la fumigación en aéreo”.

Así, al igual que el año pasado, el primer edil de Hinojos solicitó la fumigación terrestre a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía, a quien compete dicha labor.

La fumigación se llevará a cabo en las zonas más cercanas al casco urbano y en los centros recreativos, es decir, en el Parque de Los Centenales, el polideportivo, el Recinto Ferial, el Merendero y el Arrayán, lugares donde el contacto de las personas es “directo” con las orugas cuando están en su fase de enterramiento.

No obstante, según ha dicho el alcalde, el procedimiento “más efectivo” es la fumigación aérea, por ello Curiel “no dejará de insistir al Gobierno central para que el caso de Hinojos y su comarca se cataloguen como un caso de emergencia”. “Principalmente lucho por mis vecinos, pero los peregrinos que realicen el camino del Rocío también tienen un problema, y en este caso hablando de miles de personas”, ha enfatizado el mandatario local.

El alcalde ha recordado que el subdelegado del Gobierno en Huelva, Enrique Juan Pérez Viguera, declaró que la Delegación del Gobierno está realizando las gestiones para celebrar una reunión conjunta entre la Comunidad Autónoma, los Ministerios competentes y los ayuntamientos afectados con la idea de aunar criterios y poder dar “una solución definitiva a la procesionaria”.

Por ello, a juicio del alcalde, son “medidas que dejan las puertas abiertas para el tratamiento de la plaga en 2016 sea una realidad, una medida que, a día de hoy, es la única esperanza” de Curiel.

ACTUACIONES REALIZADAS
Desde el ente local hinojero, han remarcado que la fumigación aérea ha sido el tratamiento habitual para frenar los brotes de la procesionaria. En 2009, la Unión Europea prohibió el procedimiento aéreo, salvo en casos de emergencias, donde se ponga en peligro la salud pública.

Así se describe en el artículo 53 del Reglamento (CE) nº1107/2009, del Parlamento Europeo y del Consejo, de 20 de octubre de 2009, relativo a la comercialización de productos fitosanitarios y por el que se derogan la Directiva 79/117/CEE y 91/414/CEE del Consejo establece que, en circunstancias especiales, un Estado miembro podría autorizar, por un periodo no superior a 120 días, la comercialización de productos fitosanitarios para su utilización controlada y limitada, si tal medida fuera necesaria debido a un peligro que no pueda controlarse por otros medios razonables.

El último tratamiento aéreo que se realizó en Hinojos fue en 2012, desde entonces el inmenso monte de pinar que conforma su término municipal “no ha sido tratado y la plaga de procesionaria ha crecido de una manera incontrolada en los últimos años”.

Además, desde el Ayuntamiento han señalado que en 2015 se han sumado 256 expedientes médicos, las farmacias han multiplicado “por ocho” la venta de antihistamínicos y en la localidad existe una vecina que ha perdido la visión en un ojo. Los más afectados ante los pelos urticantes de la oruga son los niños, además de ser mortal para los perros.

En Hinojos tres núcleos urbanos lindan con el pinar, tres zonas recreativas están inmersas en el monte público y las propias instalaciones deportivas limitan con los pinares.

En este sentido, y atendiendo a la cercanía tan extrema que existe entre el casco urbano con el monte de pinar, la Junta de Andalucía solicitó –en julio– al Ministerio de Agricultura que el caso de Hinojos se reconociera como un caso de emergencia y, ante la denegatoria de este organismo, la Junta remitió la solicitud al Ministerio de Sanidad –en septiembre–, que “no se pronuncia”.

Ante “este silencio”, Miguel Ángel Curiel inició una campaña de recogida de firmas durante cuatro días, en los que recogió un total de 2.483 firmas, teniendo en cuenta que su población cuenta con 4.000 habitantes, de los cuales, la población activa es de 3.000 personas.

Por ello, ante la “negativa” del Ministerio de Salud, “desde la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, se está trabajando para que el caso de Hinojos y su comarca se declaren como un caso de emergencia ante la salud pública”. Mientras tanto, “la única solución viable es la fumigación terrestre, con la que se pretende aminorar en la medida de lo posible la plaga de procesionaria que habrá a principios de 2016”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *