Rechazo a la ampliación de la Reserva de la Biosfera Marismas del Odiel

Asaja Huelva organiza una reunión con la Junta de Andalucía, el Ayuntamiento, el Patronato Marismas del Odiel y los agricultores de la localidad

Gibraleón 3 Gibraleón 1 Gibraleón 2Agricultores, ganaderos, productores forestales y propietarios de cotos de caza de Gibraleón mostraron ayer su rechazo a la intención de la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía de ampliar la Reserva de la Biosfera Marismas del Odiel de las 6.600 hectáreas actuales a más de 50.000 hectáreas, afectando a todo el término municipal de la localidad, sin que se conozcan las consecuencias futuras que esta figura medioambiental tendría en el desarrollo agrario local en particular y socioeconómico en general, lo que produce gran incertidumbre sobre posibles inversiones futuras que quedarían al albur de esta regulación.

Tras el rechazo sectorial, institucional y administrativo expresado por los municipios de Aljaraque, Cartaya y Lepe, inicialmente incluidos también en esta propuesta de ampliación y rezonificación de la Reserva de la Biosfera Marismas del Odiel, el sector agrario de Gibraleón ha querido conocer en profundidad esta figura de protección ambiental, para evitar la posibilidad de que tras ella vengan medidas más restrictivas que puedan perjudicar a las explotaciones, frenar al desarrollo futuro de la actividad agraria y, por tanto, poner en riesgo cientos de puestos de trabajo.

Con el objetivo primordial de promover la transparencia, la participación y el debate sobre esta trascendental decisión, Asaja Huelva organizó ayer una reunión en la Cooperativa Nuestra Señora de la Oliva de Gibraleón, a la que acudió la práctica totalidad del sector agrario olontense y en la que, gracias a la petición de la organización agraria, por primera vez estuvieron presentes la Delegación Provincial de Medio Ambiente, representada por el jefe de servicio de Espacios Naturales, Alberto Ruiz de Larramendi; el director del Paraje Natural Marismas del Odiel, Enrique Martínez; y la alcaldesa de Gibraleón, Lourdes Martín, que abogó por la información y el consenso y expresó su compromiso de que el Ayuntamiento no apoyará ninguna tramitación que el sector rechace.

La Junta basa su intención en la importancia de cumplir con las recomendaciones de la Unesco y revisar una superficie que lleva así desde 1983, pero según los representantes de la Administración la ampliación no añade ninguna afección nueva y supone únicamente un distintivo para el que los productores tendrían que buscar oportunidades, por lo que para el sector agrario parece patente la nula necesidad de llevar a cabo este proceso, más aún en un territorio bien diferente a otras Reservas de Biosfera establecidas en la geografía nacional, ya que el término de Gibraleón presenta una actividad económica muy diversificada, que podría quedar cercenada.

Las Reservas de Biosfera son una declaración de buenas intenciones para equilibrar el desarrollo económico y humano con medio ambiente peculiar o de alta importancia ambiental o ecológico, algo que no se produce en la superficie propuesta de ampliación. Los agricultores son los primeros y conscientes protectores del medio ambiente, como buena muestra de ello es el sector de la provincia de Huelva, basando sus explotaciones en ese equilibrio que proclama esta figura de protección. Así que ante la inconcreción de la normativa que regiría la actividad económica tras esta ampliación, el sector agrario de Gibraleón no apoya este proyecto y se mantendrá alerta para evitar cualquier actuación que haga peligrar el aprovechamiento de las explotaciones agrarias, el desarrollo del regadío, los cambios de uso de suelo forestal a agrícola o la actividad cinegética y, por tanto, el futuro del sector y de su capacidad de generación de riqueza y empleo.

 

2 Responses to Rechazo a la ampliación de la Reserva de la Biosfera Marismas del Odiel

  1. Huelva verde, pero asfixiada por la contaminación, y aislada por la incomunicación. Esa es la consigna.

  2. Agricultores casposos

    Ya hay precedente de lo que significa que un terreno esté bajo protección de Reserva de la Biosfera, y aplicandolo en la zona de Marismas del Odiel, una mentalidad empresarial moderna, con perspectivas de exportación fuera del sector, entiendo que sólo tendría beneficios, considerando que aplicando la normativa que el caso requiere, el marchamo de Reserva de la Biosfera de seguro valoraría los productos que se exploten. Algunos quieren seguir con la subvención, contratar con salarios de miseria, utilizar productos no legales,…
    Un dato, el preciado aceite Oleodiel de Gibraleón fue posible gracias a la denuncia de personas de izquierdas y ecologistas por el vertido a los arroyos colindantes de la balsa-chapuza de alpechín que tenía la Cooperativa del aceite. Vivir para ver. ¿No lo recuerda ahora nadie? El PSOE como siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *