El director del Festival de Cine apela a su despolitización, que “aunque no excesiva, debe aminorarse”

Sobre su futuro dice estar tranquilo y que se cumplirá el contrato que tiene firmado hasta marzo del año 2017

Castillo junto a dos de los protagonistas de la 41 edición, Belén Rueda y Mariano Peña.

Castillo junto a dos de los protagonistas de la 41 edición, Belén Rueda y Mariano Peña.

El director del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva, Pedro Castillo, ha asegurado este miércoles sentirse “tranquilo” en su cargo, una vez finalizada la última edición, mostrándose “convencido” de que seguirá al frente del certamen hasta que finalice su contrato en marzo de 2017. A su vez, ha apelado a la despolitización del festival, que aunque no la considera “excesiva, debe aminorarse”.

En un desayuno informativo, Pedro Castillo se ha referido a la continuidad como director, tras los rumores de cese, y ha asegurado que está “convencido”, a día de hoy, de que “va a cumplir” con su contrato: “Soy positivo, mi sensación y postura es continuidad, pues a mi nadie me ha dicho nada”.

“No pido más, que se cumpla mi contrato, que me dejen dejar al festival a nivel que está demostrando, en lo que se está convirtiendo y por lo que el equipo ha recibido felicitaciones del sector cinematográfico, político, patronos y patrocinadores”, ha enfatizado, quien ha lamentado que “haya gente que critique el certamen porque sí”.

Tras dejar claro que “cualquier presión que se pueda hacer al festival lo que se hace es desestabilizar la orquesta”, que él encabeza, pero en la que es “uno más”, ha remarcado que “el festival debería de despolitizarse todo lo posible”, con ello no quiere decir que esté “excesivamente politizado” pero sí que “la politización que existe debe restarse y relajarla porque es bueno para la muestra”.

DATOS NUMÉRICOS
En relación a los datos numéricos, ha precisado que la última edición cerrada, la de 2014, el festival sólo tiene pendiente de pago 14.000 euros, mientras que a la muestra se le deben alrededor de 120.000 euros, al 50 por ciento entre instituciones públicas y empresas privadas.

A su vez, ha abogado por un cambio en la estructura fija de personal del festival, con “un coste anual de más de 200.000 euros” con el fin de “reducirla y destinar ese dinero a una estructura variable que cubra las necesidades puntuales”.

Sobre el impacto económico del festival en Huelva, lo ha cifrado en “medio millón de euros”, a la par que ha dejado claro que “las cuentas del certamen están muy bien, no hay nada, ninguna partida sin justificar, tiene una tesorería saneada y una situación como no la ha tenido en muchos años”.

Esta edición ha registrado un récord de espectadores “con más de 42.000 asientos ocupados” y ha superado por tanto los más de 37.000 que se registraron en la pasada edición del certamen, llegando a los 50.000 asistentes contando a las personas que han participado en todas las actividades de la muestra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *